Economía

Reta pandemia a vivienda en renta

La partida de inquilinos y el freno a la construcción son algunos retos que los grupos formales de casas del alquiler han padecido durante la emergencia sanitaria

Nallely Hernández
Agencia Reforma

martes, 17 noviembre 2020 | 21:19

La partida de inquilinos, el freno a la construcción y hasta la caída en precios son algunos retos que los grupos formales de vivienda en renta han padecido en México durante la emergencia sanitaria de estos meses.

Por ejemplo, Nomad Living, que administra más de 2 mil 300 unidades, registra una ocupación que pasó de 95 por ciento, antes de la pandemia, a 83 por ciento actual, por la reducción de renovaciones, la falta de viajes, la disminución de los ingresos, la reagrupación de las familias y el trabajo remoto.

"Por este movimiento de oferta y demanda hemos visto una disminución en el mercado de 9 por ciento respecto al año pasado, pero estimamos que la disminución real va del 15 al 20 por ciento, en el precio final, pero es muy difícil ver esto en la economía informal", dijo Pablo Fonseca, director de Operaciones, en el foro "Impacto del Covid en el mercado y desarrollo de la vivienda en renta", organizado por la Asociación de Vivienda en Renta (Aver).

En el caso de Nomad Living, que registra de los portafolios más grandes de vivienda en renta en México, la contracción es de cerca de 7 por ciento, con una mayor recuperación en Monterrey que en la Ciudad de México.

Ricardo Amack, country leader de Greystar en México, comentó que en su caso, una de las principales afectaciones al iniciar la emergencia sanitaria fue por parte de las empresas que tenían unidades contratadas para sus trabajadores, pues empezaron a laborar a distancia.

En tanto, Pablo Andrade, director de Adquisiciones de Gran Ciudad, consideró que otro tema que les afectó fue que los estudiantes, en ciudades como Monterrey, dejaron las residencias para regresar a sus casas.

"Cuando el Tec (de Monterrey) anunció que cerraba, gran parte de los estudiantes decidieron irse a sus casas. Algunos de ellos sí nos pidieron negociar un poquito sus términos", recordó.

Por su parte, Alfredo Marín, director general de UrbanHub, consideró que para los inversionistas en proyectos de vivienda en renta uno de los temas a cuidar es el proceso de construcción, que ha golpeado a todo tipo de obras en México.

"El proceso de desarrollo nos está golpeando mucho nuestra habilidad de poder atraer capital si el proceso es tan, tan difícil.

"Para nuestros socios de capital, la preocupación más grande que creo que tienen sería la habilidad de ejecutar en nuestro País, especialmente en la Ciudad de México", dijo.

Los expertos coincidieron en que pese a la creencia de que la población dejó de pagar sus alquileres, esto no ocurrió e incluso se registra una morosidad más baja que la del sector hipotecario.

Francisco Andragnes, CEO de Homie, comentó que un elemento que da fortaleza al sector es enfocarse en atender al segmento de ingresos medio-alto, que vive un momento de transición, por ejemplo, a recién casados, divorciados o gente que debió mudarse por trabajo.

"Es un mercado muy grande, una de cada 5 familias en México arrienda y eso no se concentra en los sectores más populares, la mayoría de la gente que arrienda es en el sector medio", afirmó.

Marín consideró que la crisis por el Covid-19 traerá cambios a la industria de bienes raíces, en todos los segmentos, como garantizar la desinfección al ingresar a inmuebles, espacios interiores flexibles, reconvertir áreas comunes, como gimnasios, a espacios de coworking e identificar cómo monetizar estos ajustes.