Economía

Reconvierten negocios para sobrevivir

Cambiar de giro y adaptarse evitó que muchos bajaran para siempre sus cortinas

Internet / Confinamiento llevó al cierre de un millón 010 mil 857 de establecimientos el año pasado

Verónica Gascón
Agencia Reforma

martes, 23 marzo 2021 | 06:00

Ciudad de México– El cambio de giro y la adaptación salvó a algunas pequeñas empresas de bajar la cortina a un año de haber iniciado la pandemia, la cual dejó fuera del mercado a más de un millón de ellas.

El confinamiento afectó el negocio de Laura Luna, quien prestaba el servicio de barras de café en eventos sociales. Esta actividad fue de las primeras que se suspendieron debido a la contingencia sanitaria, de tal forma que tuvo que cambiar su forma de trabajar y vender el producto desde su casa.

“Todo se paró en marzo del 2020, todos nuestros eventos fueron cancelados y en algunos tuvimos que hacer algunas devoluciones porque ninguna cláusula nos amparaba por el tema de la pandemia, algunos eventos se reagendaron, pero nadie consideraba que fuera a ser más de un año”, relató Luna.

Debido a esta situación, ella y su esposo montaron la barra de café en su domicilio, repartieron volantes en su colonia y empezaron a vender el producto.

Pero Laura tomó cursos de cocina india y aprendió a elaborar dos bebidas tradicionales: Chai y Golden Milk.

“Tenía contactos a través de la embajada para conseguir la materia prima porque yo quería que fuera india para tener un diferenciador con otros productos del mercado que ya estaban posicionados”, aseguró Luna.

Esta iniciativa y un intenso trabajo de redes sociales le permitieron crear la marca “Barras de café” y sobrevivir a un año de haber iniciado la pandemia.

Las ventas digitales y las redes sociales, como Instagram y Facebook, fueron las herramientas que le permitieron a Lara Morato darle la vuelta a su negocio y de ofrecer el servicio de catering vertical (muros de donas o de ensaladas) en eventos de marca, sociales y corporativos, pasó a la elaboración de repostería.

Con esa idea, desde la cocina de su casa empezó a preparar cuatro productos (panqués glaseados y chocolate) y a un año del arranque, ya tiene 38 postres a escoger en su cartera.

Sus clientes empezaron a ser del mismo entorno de su domicilio, en la colonia Narvarte, pero ahora recibe pedidos de otras partes de la ciudad.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) muestran que durante el año pasado la cifra de establecimientos que cerraron definitivamente fue de un millón 010 mil 857 unidades económicas, es decir que dejaron de existir alrededor de 21 por ciento de los micro, pequeños y medianos establecimientos en el país, advirtió un estudio del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey.

Los sectores que se vieron más afectados fueron los servicios no financieros, es decir, inmobiliarios, de alquiler, profesionales, de apoyo a los negocios, salud y asistencia social, de esparcimiento, culturales y deportivos, alojamiento temporal y preparación de alimentos y bebidas, además de comercio al por mayor y al por menor.

En este sector de servicios no financieros se perdieron 478 mil 029 establecimientos en 2020, lo cual representó casi el 25 por ciento de los negocios de estos giros, según datos del Inegi.

“A diferencia de la actividad industrial, donde las manufacturas al mes siguiente de que se dictó el cese de labores entraron en operación, la mayoría de los servicios no financieros permanecieron cerrados, y a pesar de que se han ido abriendo, no es igual porque la interacción con los clientes es fundamental”, señaló Héctor Magaña, analista del CIEN.

Opinó que la reconversión de los negocios fue un factor determinante para la sobrevivencia de muchos de ellos, ya que muy pocos tuvieron acceso a crédito o a ayudas económicas.