Economía

Recauda SAT 145 por ciento más por fiscalización

Alcanzó 225 mil 498 millones de pesos en los primeros ocho meses del año

Especial

Alfredo González / Silvia Olvera
Agencia Reforma

lunes, 28 septiembre 2020 | 08:53

Monterrey— Mediante medidas de acoso penal contra grandes contribuyentes, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) elevó en 144.7 por ciento la recaudación secundaria entre enero y agosto pasados respecto al mismo lapso de 2019.

De acuerdo con cifras del SAT, la recaudación secundaria, que se deriva de actos de fiscalización, alcanzó 225 mil 498 millones de pesos en los primeros ocho meses del año, mayor a los 89 mil 220 millones recaudados de enero a agosto de 2019.

Con ello, el SAT compensará la contracción, de 6.7 por ciento en el periodo referido, en el pago de impuestos derivada de la menor actividad económica (recaudación primaria), advirtieron fiscalistas y representantes empresariales.

Por ejemplo, Arturo Rangel, vicepresidente del sector automotriz de la Canacintra, sostuvo que la actividad fiscalizadora del SAT es muy agresiva, ya que adopta medidas como la suspensión de sellos digitales, lo que impide a las empresas emitir Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDIs) y sin poder facturar paraliza su operación.

"Nos preocupa la política fiscal, pues aunque no hay una propuesta para aumentar impuestos, la verdad es que la actividad fiscalizadora del SAT está muy, muy agresiva.

"Estamos ya notando, por ejemplo, que está buscando convertir adeudos que se tienen con el SAT en causas penales, porque más allá de que no precedan, el grave problema son los gastos para las empresas y la mala imagen".

Bernardo Elizondo Ríos, socio del despacho jurídico Adame y Elizondo, aseguró que para intimidar a los contribuyentes el SAT convierte actos administrativos en juicios del orden penal, por lo que la gente opta por pagar adeudos sin proseguir un proceso legal que en algunos casos pudieron haberle ganado a la autoridad fiscal en tribunales.

"Lo más grave es que a muchas faltas de carácter administrativo el SAT les empieza a dar un giro penal para así intimidar a los grandes contribuyentes y a las personas morales, que son las que más peso tienen en la recaudación de impuestos.

"Esto ilustra perfectamente cómo el SAT está buscando compensar la caída de los ingresos por la menor actividad económica con actos de fiscalización intimidatorios, sobre todo a los grandes contribuyentes".

Gustavo Leal Cueva, presidente de la plataforma de información tributaria Fiscalia y socio del despacho Leal Benavides, resaltó que la fiscalización mediante intimidación apunta más hacia los grandes contribuyentes y las personas morales (empresas), porque juntos aportaron 72 por ciento de la recaudación de enero a agosto.

"Estos grandes contribuyentes, sobre todo empresas transnacionales, mueven dinero de un país a otro con la finalidad de obtener algún beneficio fiscal, pero por otro lado se crea un ambiente de terror fiscal, un ambiente de temor que genera un efecto de aumento inmediato en la recaudación de impuestos.

"Este efecto de miedo a la larga deteriora y desgasta la relación entre contribuyente y fisco, lo cual será perjudicial para la inversión, va a frenar actividades y productividad, sobre todo si ni siquiera hay rendición de cuentas sobre el destino de lo recaudado".