Economía

¿Qué implica para Pemex la compra de Deer Park?

El dominio total le estaría costando al Gobierno mexicano 946 millones de dólares

Internet / La refinería en Houston

Diana Gante
Agencia Reforma

miércoles, 26 mayo 2021 | 06:00

Ciudad de México— Pemex pagó 600 millones de dólares a Shell para quedarse con una refinería en Estados Unidos que procesa 340 mil barriles al día, la cual sería la octava en su poder. Aquí te explicamos las implicaciones de la transacción.

Actualmente, Pemex tiene 49.9 por ciento de participación de la refinería y Shell 50.1 por ciento, pero ambas empresas ya firmaron un contrato para que la anglo-holandesa venda su porcentaje, por lo que sólo habrá que esperar la aprobación de los reguladores estadounidenses, con la que, de lograrse, la operación se concretaría para el último trimestre del año.

Esta es la historia...

En 1929, Shell instaló la refinería Deer Park.

En 1940 agregó una planta petroquímica, por lo que se convirtió en un complejo.

En 1950 implementó importantes expansiones al área de refinación y productos químicos.

Para 1993 se formó la sociedad Shell-Pemex, en la que se estableció que cada empresa tendría interés de participación al 50-50 de la refinería, la cual procesa, en su mayoría, petróleo Maya.

Sí habrá deuda, con Shell

Por la adquisición del 50 por ciento restante, Pemex pagará 596 millones de dólares, cifra a la que se sumará el valor del inventario de hidrocarburos, el cual oscila entre los 250 y 350 millones de dólares.

Así, el dominio total de Deer Park le estaría costando al Gobierno mexicano 946 millones de dólares.

Si bien Pemex dice que no recurrirá a deuda y Shell asegura que sí, expertos explicaron que lo que sucede es que si, por ejemplo, a Shell se le da una parte proporcional de pago, el resto estará registrado en sus libros contables como deuda (cuenta por cobrar), mientras que Pemex solo “quedará a deber” y se irá pagando poco a poco (ya sea con los ingresos generados), pero no buscará levantar deuda con alguna institución financiera para pagar.

Oportunidades y retos

Especialistas del sector energético creen que podría ser un buen negocio porque se trata de una refinería que ya opera con crudo que se produce en México y que tiene una utilidad estimada del 80 por ciento, sin embargo, critican que sea una decisión por temas políticos y no de planes de negocio, dado que en ningún documento, al menos público y oficial, se tenía contemplada la adquisición.