Economía

Premia y castiga EU por temas laborales a México

En el marco del T-MEC, Estados Unidos está jugando un doble papel con el país

Verónica Gascón
Agencia Reforma

miércoles, 19 mayo 2021 | 07:32

Tomada de internet

Ciudad de México— En el marco del T-MEC, Estados Unidos está jugando un doble papel con México.

Con el argumento de cumplir con los compromisos asumidos en el Tratado, por un lado lo ayuda económicamente a implementar la reforma laboral, pero por el otro busca castigarlo al interponer la primera queja bajo el mecanismo de respuesta rápida.

Según la Oficina de Representación Comercial de EU (USTR), a partir de enero del 2020 se empezaron a entregar a México 32 millones de dólares.

El dinero es para ayudarlo a cumplir con los compromisos asumidos en el Tratado, mejorar las condiciones laborales y fortalecer el Estado de Derecho.

En específico, los fondos están destinados para varios proyectos, cuyos objetivos pasan por la capacitación y el apoyo a los nuevos tribunales y centros laborales que operan en lugar de las Juntas de Conciliación.

También para atender el combate al trabajo infantil e implementar los compromisos relacionados con la negociación colectiva, la votación secreta para impugnar la representación sindical y la aprobación de los convenios colectivos, así como mejorar la aplicación de las leyes laborales por parte del Gobierno.

EU apoyó con 2.4 millones de dólares la implementación de la Encuesta Nacional de Trabajo Infantil en colaboración con el Inegi y la Secretaría del Trabajo. Los resultados se utilizarán para la planificación de políticas para abordar esta problemática.

El Gobierno americano también estableció un Comité Laboral de monitoreo y cumplimiento de las obligaciones laborales contenidas en el T-MEC y también revisa la implementación de la reforma laboral en México.

Como parte de la estrategia, se estableció una línea directa de denuncia online en donde se recibe información sobre violación de los derechos laborales en el marco del Tratado.

Paralelamente, EU recurrió por primera vez al mecanismo de respuesta rápida por una presunta "denegación de derechos" a trabajadores de la planta de General Motors en Silao, Guanajuato, en la legitimización de su contrato colectivo de trabajo.

"Los sindicatos ven esto como una agresión pero creo que se ve así porque es algo novedoso en la parte laboral. Pero este tipo de acuerdos funcionan así, como la Iniciativa Mérida, donde se tienen contemplados apoyos para países en desarrollo y están sujetos a resultados.

"Es un tema de seguimiento de las obligaciones y ocurre en todos los tratados comerciales", señaló Pablo Franco, presidente de la Unión de Juristas de México.

Fernando Yllanes, presidente de la Comisión de Seguridad Social y Recursos Humanos de Concamin, afirmó que abrir paso a la primera reclamación laboral cuando México se encuentra en pleno proceso de implementación de la ley es una señal contradictoria.

"Por un lado EU reconoce que estamos en un proceso de implementación (de la reforma laboral) e inclusive lo ha apoyado económicamente y por otro lado ya de manera forzada y anticipada, nos mete al primer procedimiento (de solución rápida de controversias), con un tema en el que estamos en la curva de aprendizaje y de implementación, es una señal equivocada", subrayó.

close
search