Economía

Por qué la recesión global podría durar tanto tiempo

Crecen los temores de que podría ser especialmente profunda y prolongada

The New York Times

The New York Times

miércoles, 01 abril 2020 | 11:11

Londres.- El mundo está atrapado en una devastadora recesión provocada por la pandemia de coronavirus.

Ahora, aumentan los temores de que la recesión podría ser más profunda y duradera de lo que se temía inicialmente, tal vez hasta el próximo año, e incluso más allá, a medida que los gobiernos intensifican las restricciones a las empresas para detener la propagación de la pandemia y con temor a que el virus reconfigure el concepto mismo del espacio público, lo que impide el crecimiento económico liderado por el consumidor.

La pandemia es sobre todo una emergencia de salud pública. Mientras la interacción humana siga siendo peligrosa, las empresas no pueden volver a la normalidad de manera responsable. Y lo que antes era normal puede que ya no lo sea. Las personas pueden estar menos inclinadas a atascarse en restaurantes abarrotados y salas de conciertos incluso después de contener el virus.

La interrupción abrupta de la actividad comercial amenaza con imponer un dolor económico tan profundo y duradero en todas las regiones del mundo, a la vez que la recuperación podría llevar años. Las pérdidas para las empresas, muchas ya saturadas de deudas, corren el riesgo de desencadenar una crisis financiera de proporciones cataclísmicas.

La situación se ve especialmente grave en los países en desarrollo, que han visto una oleada de inversiones salir este año, enviando monedas en picada, obligando a las personas a pagar más por alimentos y combustible importados, y amenazando a los gobiernos con insolvencia, todo esto mientras la pandemia en sí amenaza con abrumar sistemas médicos inadecuados.

Entre los inversores, un escenario esperanzador tiene vigencia: la recesión será dolorosa pero de corta duración, dando paso a una recuperación sólida este año. La economía global se encuentra en un congelamiento temporal, dice la lógica. Una vez que el virus esté contenido, permitiendo a las personas regresar a las oficinas y centros comerciales, la vida volverá a la normalidad. Los aviones se llenarán de familias que se van de vacaciones que fueron simplemente pospuestas. Las fábricas se reanudarán, cumpliendo con los pedidos guardados.

Pero incluso después de domar al virus, y nadie sabe realmente cuándo será, es probable que el mundo que emerge esté lleno de problemas, desafiando la recuperación. El desempleo masivo exige costos sociales. La bancarrota generalizada podría dejar a la industria en un estado debilitado, sin inversión e innovación.

Los hogares pueden permanecer consternados y con miedo al riesgo, lo que los hace propensos al ahorro. Algunas medidas de distanciamiento social podrían permanecer indefinidamente. El gasto del consumidor representa aproximadamente dos tercios de la actividad económica mundial. Si la ansiedad perdura y las personas son reacias a gastar, la expansión será limitada, especialmente porque la vigilancia continua contra el coronavirus puede ser necesaria durante años.

"La psicología no se recuperará", dijo Charles Dumas, economista jefe de TS Lombard. “La gente ha tenido un verdadero shock. La recuperación será lenta y ciertos patrones de comportamiento van a cambiar, si no para siempre, al menos durante un largo tiempo".