Economía

Pierde atractivo inversión extranjera en México

Privan incertidumbre y dificultad para concretar nuevos proyectos

Tomada de internet

F. Andrade / D. Gante
Agencia Reforma

viernes, 26 marzo 2021 | 06:00

Ciudad de México— Los cambios en el sector energético provocaron la salida de México del Índice de Confianza de “Inversión Extranjera Directa” (IED) de la consultora Kearney.

Desde que se lanzó el indicador, en 1998, México ha quedado fuera de las 25 naciones atractivas para la IED en 2011, 2020 y 2021.

Los cambios a la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) complican el desarrollo de ese sector, dijo en conferencia Ricardo Haneine, socio director en Kearney México.

“La perspectiva del sector privado nacional e internacional con presencia en México, que tiene intereses de proveer energía eléctrica, (es que) esa ley no crea incentivos, es contraproducente y puede afectar a toda la industria en desarrollo y evolución”, advirtió.

“(Está ligado) al gran pecado de esta administración de no ver el sector energético como uno moderno, dinámico, que se tiene que materializar toda la evolución hacia la sustentabilidad de energías limpias”, afirmó.

México requiere seguir fortaleciendo, ser más estratégico en las nuevas tecnologías, que ha dado dinámica en el sector de manufactura integradas a las cadenas de valor de Norteamérica, para impulsar su IED.

Agregó que entre los aspectos que han restado atractivo está la falta de un plan de desarrollo económico y social con visión estratégica clara y articulada, la iniciativa de reforma en subcontratación y las inversiones en infraestructura del Gobierno federal de alto costo y bajo impacto.

En otro evento, Casiopea Ramírez, socia gerente de Fresh Energy Consulting, dijo que la regulación es lo primero que analizan para nuevas inversiones, sobre todo en energía.

Añadió que los cambios en el sector eléctrico, aunque estén suspendidos, alimentan la incertidumbre porque es la culminación de todos los intentos que se vieron desde el año pasado para modificar el marco regulatorio y las condiciones de las energías renovables.

Jesús Enríquez, director de Infraestructura y Proyectos de Financiamiento de Fitch Ratings, añadió que actualmente el tema principal para el sector energético es la incertidumbre y la dificultad de consolidar nuevas inversiones.

Lo más grave es el desaliento a la inversión nueva, que no sólo impacta al sector eléctrico, sino también empezará a permear a otras industrias, principalmente de infraestructura, añadió.

“Es importante decir que la inversión que ya llegó seguirá operando, pero sin duda no habrá inversión nueva hasta no tener un marco legal robusto que dé certeza a las inversiones”, advirtió.