Economía

¿Paga con tarjeta de crédito? Le costará más caro

Aquí te explicamos las razones

Agencias

lunes, 23 agosto 2021 | 13:15

Associated Press

Nueva York— Cada vez se vuelve más caro pagar con tarjeta de crédito.

Más pequeñas empresas, e incluso algunas más grandes, están cobrando a los compradores una tarifa por compras con tarjeta de crédito u ofreciéndoles descuentos cuando pagan con tarjeta de débito, efectivo o cheque. Las medidas están destinadas a compensar las diversas tarifas que pagan las empresas en las transacciones con tarjeta de crédito, costos que han aumentado junto con generosos reembolsos en efectivo y recompensas de viaje, de acuerdo con lo publicado por The Wall Street Journal.

Los datos sobre el descuentos en efectivo con difíciles de obtener, y menos del 5% de las 8 millones de pequeñas empresas que aceptan tarjetas en EU cobran por pagos con tarjeta de crédito, arrojan estimaciones de la consultora de pagos Strawhecker Group. Pero esa proporción ha aumentado constantemente en los últimos años. Hace cinco años, aproximadamente el 2% de las empresas cobraban recargos por las compras con tarjeta de crédito.

El coronavirus aceleró el cambio, al poner a empresas a buscar ingresos para compensar las ventas perdidas en los primeros meses de la pandemia. CardX LLC dijo que más de 6 mil 400 comercios, la mayoría negocios en línea, usan su software de cálculo de recargos, en comparación con 4 mil 30 el año pasado y 2 mil 380 en el 2019.

"Más comercios se han orientado a hacer esos costos transparentes para el consumidor", dijo John Drechny, director ejecutivo de Merchant Advisory Group, que representa a comercios estadounidenses en cuestiones de pagos.

Karen's Dairy Grove, una nevería en las afueras de Cleveland, Ohio, cobra 25 centavos adicionales cuando los clientes usan tarjetas de crédito para compras de menos de 5 dólares. Karen Morell, la propietaria, dijo que tomó esa decisión después de que cayeron las ventas en efectivo y las compras con tarjeta de crédito aumentaran durante la pandemia.

"Mi negocio registra ganancias de centavos en cada transacción. Si hago todo bien, tengo un pequeño margen", indicó. "En un helado de 5 dólares, 25 centavos es una gran parte del margen".

Las redes de tarjetas como Visa Inc. y Mastercard Inc. establecen las tarifas de intercambio que las empresas pagan a los emisores de tarjetas de crédito cuando los consumidores usan tarjetas de crédito. Los comercios también pagan tarifas a las redes y otros intermediarios involucrados en el procesamiento de los pagos. El monto total en dólares de estas tarifas comerciales de las tarjetas de crédito Visa y Mastercard se más que duplicó entre el 2012 y el 2019, a 67.6 mil millones de dólares, reportó el Informe Nilson. El uso de tarjetas de crédito disminuyó durante la pandemia, provocando una caída en tarifas del 15%, a 57.3 mil millones de dólares.

La industria de pagos ha argumentado desde hace mucho tiempo que los consumidores gastan más cuando realizan compras con tarjetas de crédito que cuando usan efectivo. Dice que las tarjetas de crédito y otros métodos de pago digital también ayudaron a pequeños comercios a mantenerse en el negocio durante la pandemia, cuando los compradores le dieron la espalda al efectivo y trasladaron gran parte de sus compras en línea.

Los pagos con tarjeta también benefician a las pequeñas empresas al "eliminar el costo sustancial de contar, almacenar, resguardar y transportar efectivo", dijo Jeff Tassey, presidente del consejo de Electronic Payments Coalition, que representa a las redes de tarjetas e instituciones financieras.

"Todos los días ayudamos a comercios de todos los tamaños a aumentar sus ventas haciendo que sea fácil y seguro para los consumidores pagar en cualquier momento, tanto en la tienda como en línea", destacó un vocero de Mastercard. "Los pagos electrónicos se volvieron aún más valiosos durante el año pasado, ya que las personas buscaron formas de continuar comprando, sin dejar de estar socialmente distanciadas".

Una portavoz de Visa se negó a comentar al respecto.

Visa y Mastercard levantaron en el 2013 una prohibición de muchos años sobre los recargos por uso de las tarjetas de crédito como parte de un acuerdo de demanda colectiva con comerciantes que habían acusado a las redes y a los grandes bancos de fijar tarifas y evitar que las empresas apunten a los clientes a métodos de pago más baratos.

Los recargos no fueron implementados de inmediato, en parte porque algunos de los Estados más poblados de EU prohibieron la práctica. Pero en los últimos años, Estados como California, Florida, Nueva York y Texas han levantado o modificado sustancialmente sus prohibiciones en materia de recargos. Colorado aprobó una ley en julio que permitirá hacer recargos a partir del próximo año.

Los grandes minoristas generalmente no cobran recargos y, en lugar de ello, transfieren las tarifas de las tarjetas de crédito al cliente a través de aumentos en los precios. Consideran que los recargos son una forma de que las compañías de tarjetas mantengan tarifas altas. Una demanda de larga duración entablada contra Visa y Mastercard y varios bancos grandes por decenas de grandes comercios, incluyendo Lowe's Cos., Gap Inc. y Starbucks Corp., alega que las redes y los emisores de tarjetas se confabulan para evitar competir en materia de tarifas de intercambio.

Pero algunas empresas más grandes han acogido los recargos. Life Time Inc., que opera alrededor de 160 clubes de salud, así como espacios de trabajo compartido y departamentos de renta en 29 Estados de EU, implementó un recargo a las tarjetas de crédito el año pasado, citando el aumento en las tarifas de las tarjetas de crédito.

Las compañías de tarjetas de crédito ven los descuentos por efectivo y los recargos como dos cosas diferentes, aunque para los compradores el resultado es en gran medida el mismo.

Bob Garner, de Alabaster, Alabama, prefiere usar su tarjeta de crédito de devolución de efectivo USAA en la mayoría de sus compras. El hombre de 70 años a menudo no hace compras en lugares que penalizan el uso de la tarjeta. Recientemente, llegó en motocicleta a una gasolinera que cobraba unos centavos menos por pagos en efectivo que por tarjetas de crédito. "Fue uno de esos tratos en los que te quedas, '¿qué demonios?'... Me subí a mi moto y me fui muy molesto", dijo.

Lograr que los compradores mantengan sus tarjetas de crédito en sus billeteras es complicado por otra razón: hoy menos personas llevan efectivo.

D's Soul Full Cafe, en Hoboken, Nueva Jersey, ha ofrecido a los clientes un descuento del 5% en pagos en efectivo durante algunos años y tenía un requisito mínimo de compra de 5 dólares para tarjetas de crédito.

Después de que comenzó la pandemia, menos clientes pudieron pagar en efectivo simplemente porque no llevaban nada, mencionó el propietario Stephen Bailey. Muchos clientes salían de la tienda sin comprar nada, indicó, impulsándolo a eliminar el mínimo de 5 dólares.

"La pandemia realmente ha cambiado todo", destacó Bailey.

close
search