Economía

‘Nocivo, poner tope a precios de gas LP’

Propuesta federal provocaría cierre de pequeños expendedores y, con ello, desabasto: Amexgas

Nayeli González
Excélsior

martes, 13 julio 2021 | 06:00

Internet

Ciudad de México– Imponer un tope de precios al gas licuado de petróleo (LP), como busca el Gobierno federal, será “nocivo” para el mercado, provocará el cierre de pequeñas empresas distribuidoras del combustible, y con ello se registrará un desabasto en algunas zonas del país.

En entrevista con Excélsior, el presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado y Empresas Conexas (Amexgas), Carlos Serrano, aseguró que la creación y operación de una nueva empresa como lo será Gas Bienestar es bueno para la competencia del mercado, siempre y cuando ésta, al igual que el resto de las distribuidoras privadas, cumpla con lo que se estipula en la ley y no goce de privilegios injustos.

Dijo que, en el último año, los precios del crudo en el mercado internacional se han incrementado, impactando directamente en los costos del gas LP, lo cual ha tenido que ser reflejado a los consumidores finales.

Es importante mencionar que en la primera mitad de 2020, debido a los conflictos entre los principales productores de petróleo y la pandemia por Covid-19, los precios del crudo se desplomaron e incluso registraron costos negativos.

El representante empresarial aseguró que debido a esto el precio del gas LP bajó, sin embargo, datos históricos de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) muestran que el costo promedio por kilogramo en la primera quincena de enero del año pasado fue de 18.05 pesos, mientras que el rango mínimo de precio alcanzado en el primer semestre fue de 17.68 pesos por kilogramo, apenas 36 centavos menos que al inicio de 2020.

Serrano explicó que una de las razones por las que se elevan los precios, es porque Pemex aplica el alza de manera general, es decir, no sólo al gas que importa para satisfacer la demanda, sino también en el combustible que produce, lo que impide que se logre un balance adecuado que evite un mayor daño al bolsillo de los consumidores.

“Pemex pudo haber dicho, ‘voy a subir sólo la parte que importo, pero al que produzco, que es un producto asociado, no le subo eso, no le subo nada o sólo un poco’, pero no”.

 

Piso parejo

Para el directivo, la creación de Gas Bienestar, podría apoyar a la población de menores ingresos, sin embargo, espera que esta compita apegada a la ley, “no puede ofrecer un producto por debajo de sus precios de operación, pues esto quebraría al resto de las compañías privadas”.

Aseguró que los distribuidores deben cubrir una cadena de gastos, que van desde el traslado del combustible, ya sea de importación o desde las terminales de Pemex, el mantenimiento de su flota e infraestructura, compra de equipo, personal, pago de autopistas, así como costos regulatorios e impuestos, entre otros, que casi igual el costo que pagan por la compra del gas LP, por lo que el margen de ganancia no es muy alto.

Por lo que enfrentar a las privadas con una empresa estatal que venda a un menor precio, estaría poniendo en riesgo a las pequeñas distribuidoras, las cuales podrían quebrar.

Esta situación podría provocar un desabasto importante, principalmente en las zonas más alejadas o rurales, pues para poder sobrevivir, las compañías afectadas deberán recortar costos y con ello rutas.

close
search