No creen en plan de rescate de Pemex

López Obrador está bajo presión para entregar un importante proyecto para salvar a la petrolera, pero no está claro dónde encontrará el dinero, dijo el Financial Times

Reforma
martes, 12 febrero 2019 | 12:10

Ciudad de México— El Presidente Andrés Manuel López Obrador está bajo presión para entregar un importante rescate a Pemex, que está siendo estrangulado por enormes impuestos y deudas, pero no está claro dónde encontrará el dinero para revertir a la petrolera mientras mantiene sus promesas fiscales, destacó hoy el diario británico Financial Times.

El diario dijo que López Obrador está prometiendo ayuda dentro de unos días para revitalizar a la empresa estatal con problemas en el corazón de su política energética nacionalista.
"Tenemos los recursos...Vamos a aligerar la carga fiscal de Pemex como nunca antes", declaró, y agregó que "ahorros" no especificados financiarían los recortes. Sin embargo, la economía de México se está desacelerando y los inversionistas ya esperan que el gobierno no alcance su objetivo de crecimiento del 2 por ciento este año, indicó la publicación.
"No creo que Pemex pueda aferrarse al grado de inversión por mucho más tiempo a menos que el gobierno tome medidas drásticas, y el gobierno cree que está tomando medidas drásticas, eso es lo que preocupa", dijo Shamaila Khan, jefa de deuda de mercados emergentes y gerente de inversiones en AllianceBernstein.
Pemex es un ícono nacional. Pero está obstaculizado por un legado como el banco del gobierno, que debe entregar la mayor parte de sus ganancias al estado en forma de impuestos y regalías, y ha tenido que asumir una deuda cada vez mayor, refirió el diario.
"Pemex nunca fue diseñada para ser una empresa. Fue concebido como el brazo ejecutivo de la política petrolera de México", consideró Gonzalo Monroy, un consultor de energía.
López Obrador dice que Pemex está en la mejor forma durante 30 años porque el gobierno espera inyectar mil 250 millones de dólares este año para impulsar la producción de crudo.
Pero los analistas consideran que el objetivo de 2.4 millones de barriles por día para 2024, en comparación con los 1.73 mbpd de diciembre, no es realista.
El diario destacó los cuestionamientos de la conveniencia de construir una refinería costosa para eliminar la dependencia de las importaciones de combustible de Estados Unidos cuando la refinación es menos rentable que la exportación de crudo.
Recordó que el mes pasado, Fitch Ratings redujo la calificación de Pemex a "BBB-", un escalón arriba de basura, y una futura baja podría forzar a los administradores de dinero a vender sus bonos bajo la regla que les requiere mantener activos con grado de inversión.
El gobierno ha anunciado un limitado incremento en las deducciones fiscales, pero el mercado quiere ver una estrategia más coherente, no una serie de arreglos parciales.
"Pienso que Pemex necesita un alivio de entre 10 mil a 15 mil millones de dólares por año, pero ese es un recorte fiscal significativo: alrededor del 1 por ciento del PIB", dijo Graham Stock, estratega senior de mercados emergentes de BlueBay.
John Padilla, consulto de energía, señaló que "cada administración sigue buscando la bala de plata, pero la bala de plata se ha ido hace mucho".
"Esto no es el Tabasco de los años 70", agregó, refiriéndose al estado natal productor de petróleo del Presidente. "México es intrínsecamente dependiente de los mercados internacionales y si esta administración no entiende eso, nos espera un duro viaje".