Economía

Litiga banco ayuda fiscal; lo rechaza tribunal

Bansí es el primer banco en acudir a tribunales para aliviar sus obligaciones fiscales ante pandemia, sin embargo, su solicitud fue negada

Reforma

Víctor Fuentes / Reforma

jueves, 21 mayo 2020 | 12:34

Ciudad de México— Bansí, un banco pequeño de Guadalajara, se convirtió en el primero del país que acude a los tribunales para buscar alivio a sus obligaciones fiscales, derivado de la pandemia por Covid-19.

El banco presentó el 4 de mayo una demanda de amparo en la que planteó dos opciones de pago distintas a lo permitido por la Ley del Impuesto sobre la Renta (ISR), al tiempo que pidió que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) no le cancele su certificado digital si aplica alguna de ellas.

Las opciones son: que el SAT le permita disminuir de inmediato sus pagos provisionales de ISR, sin tener que esperar al segundo semestre, o que sus pagos provisionales de 2020 los pueda realizar con la misma mecánica con la que se determina el impuesto anual, aplicando todas las deducciones autorizadas.

El banco pidió al Poder Judicial declarar inconstitucional el Artículo 14 de la Ley del ISR, que norma los pagos provisionales mensuales a cuenta del impuesto anual.

"En la mecánica prevista en dicho artículo el legislador parte de la premisa de que las condiciones económicas y sociales son normales, pero no atiende situaciones extraordinarias como la contingencia económica y social que atraviesa el país por la emergencia sanitaria por Covid-19, de tal manera que dicho artículo contraviene los derechos fundamentales de libertad de industria, comercio o trabajo remunerado y mínimo vital", alegó en su demanda.

El 10 de mayo, el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa, con sede en Zapopan, rechazó conceder una suspensión a Bansí para que acceda de inmediato a alguna de estas opciones.

"Debido a la emergencia sanitaria por Covid-19 el Estado requiere mayores recursos para hacerle frente, lo que conlleva una obligación de los ciudadanos en contribuir con el pago de sus tributos en los términos específicos que determinan las leyes, a fin de mantener los ingresos del Estado", afirmó el tribunal.

Lo anterior, pese a que el banco alegó de que solo busca que, por ahora, se le permita pagar ISR de acuerdo a su verdadera capacidad contributiva, amén que en su momento pagaría los recargos correspondientes si, con las fórmulas que propuso, el resultado hubiera sido un descuento temporal.

Bansí tiene alrededor de 300 empleados y 12 sucursales en seis estados. En el primer trimestre de 2020 reportó activos por 30 mil 716 millones de pesos, pasivos de 27 mil 773 millones, y ganancia neta de 97 millones de pesos.

El pasado 3 de abril, un juez federal de San Luis Potosí dictó una orden al Ejecutivo Federal para aplicar medidas de apoyo a los contribuyentes -a lo que el Gobierno se ha negado tajantemente-, tal y como lo permite el Código Fiscal en casos de emergencia sanitaria.

Esa orden, la única que se conoce hasta ahora, fue rápidamente revocada por un tribunal colegiado.