PUBLICIDAD

Economía

¿La ola de nearshoring es desaprovechada por México?

Especialistas aseguran que el país no explota todo el potencial del nuevo modelo de negocios

Rafael Aceves / Agencia Reforma

lunes, 13 noviembre 2023 | 23:15

Archivo / Agencia Reforma | México compite con otras economías para atraer la inversión extranjera, tales como los países de Europa del Este, Asia e, incluso, Sudamérica

PUBLICIDAD

Ciudad de México.- La posibilidad de que con el nearshoring lleguen grandes inversiones a México, así como nuevas empresas con tecnología de punta y se generen millones de empleos es una coyuntura que no se está aprovechando, advierten expertos.

Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco BASE, afirma que México está perdiendo la oportunidad de captar buena parte de la inversión extranjera directa (IED) que está saliendo de China. "Si lo resumimos, a estas empresas que están saliendo de China, principalmente por la guerra comercial, por los costos logísticos y por el agotamiento del modelo de globalización, resulta que en China la IED cayó muchísimo. Solamente en el primer semestre del año China recibió alrededor de 25 mil millones de dólares, que si lo ponemos anual serían 50 mil millones de dólares, contra más de 300 mil millones de dólares que recibió en 2021 cuando alcanzó su máximo histórico, y ese flujo que ya no está llegando a China, México no lo está recibiendo".

Agrega que parte de ese flujo está detenido, buscando y pensando todavía a dónde ir a relocalizarse, entonces para ningún país se ha materializado por completo la oportunidad del nearshoring y México no está reaccionando.

Por otro lado, Delia Paredes, profesora de Macroeconomía, Finanzas y Economía Internacional de la Universidad Anáhuac, señala que existen factores a favor y en contra que generan incentivos para la llegada de inversiones y empresas, sin embargo, también hay condiciones que causan incertidumbre.

Explica que México es atractivo como país receptor de inversión por nearshoring dado que es parte del Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC); por distancia y cercanía con EU y, por sus bajos costos laborales. "No obstante, los bajos costos laborales no son el único factor que las empresas manufactureras están buscando reducir, también está el costo energético que no solo es relevante, sino que en un mundo en el que los criterios medioambientales pesan cada vez más se buscan fuentes de energía eficientes y limpias".

Delia Paredes, socia en TransEconomics, enfatiza que los cambios de reglas, así como la falta de un plan de infraestructura reducen el atractivo del país para las inversiones que compiten con naciones del sureste asiático y de Europa del Este.

El riesgo del reshoring

México compite con otras economías para atraer la inversión extranjera, tales como los países de Europa del Este, Asia e, incluso, Sudamérica, que también ofrecen oportunidades atractivas para el nearshoring.

De acuerdo con el Reporte Nearshoring ¿El Momento Mexicano? de Banco BASE, existe otro factor de competencia para atraer inversiones extranjeras, el cual es clave: el reshoring, que es el retorno de las operaciones comerciales a su país de origen, en este caso, principalmente a Estados Unidos, que también está cobrando impulso. Las empresas están reconsiderando la descentralización de sus operaciones y ahora optan por mantenerlas más cerca o dentro de casa para un mayor control.

El análisis de Banco BASE agrega que aunque México cuenta con varias ventajas es indispensable que continúe mejorando su infraestructura, estabilidad política y económica, seguridad pública y su marco institucional para generar confianza y mantener su atractivo para la inversión extranjera en este mercado cada vez más competido.

Banco BASE señala que en el periodo post-pandemia (2020-2022) Estados Unidos logró aumentar sus flujos de inversión extranjera en mayor proporción que México. Esto es, en lugar de trasladarse a México, algunas compañías estadounidenses están prefiriendo regresar sus operaciones a EU.

El reshoring es una tendencia que no solo representa una oportunidad perdida para México, sino que va más allá, manifestándose en la retirada de inversión extranjera que había sido canalizada hacia México, pero que ahora decide regresar a Estados Unidos. Esto es evidente en la desinversión que en la primera mitad del 2022 se ubicó en 5 mil 998 millones de dólares (anualizado a 11 mil 997 millones de dólares).

Aunque el nearshoring no solo se refleja en la inversión extranjera directa es el indicador más evidente de que hay empresas que están llegando a un país o que están ampliando su capacidad productiva dentro del mismo.

En este contexto, otro indicador relevante en el proceso de la desglobalización es el empleo. Banco BASE indica que cifras recabadas por el organismo Reshoring Initiative muestran que después de la pandemia de 2020 Estados Unidos ha tenido una aceleración importante en la creación de empleos en el sector manufacturero proveniente de casos de reshoring o de inversión extranjera directa. Esto contribuyó a que Estados Unidos registrara un crecimiento de 3.16 por ciento en el número de empleos manufactureros en 2021 y de 3.10 por ciento en 2022 (comparaciones de cifras a cierre de año), siendo las tasas más altas desde 1983.

De los casos de reshoring identificados por Reshoring Initiative en 2022, entre los factores más citados como motivación detrás de la relocalización de actividades se encuentran los incentivos gubernamentales, inestabilidad política, proximidad a mercados, infraestructura, plazo de comercialización, e innovación y desarrollo.

Es fácil notar que algunos de estos puntos coinciden con áreas de oportunidad para la economía de México que en los años recientes se ha visto afectada por alta incertidumbre, así como por inestabilidad política y económica, una infraestructura insuficiente y la falta de inversión en innovación, y a la vez también coincide con características que México ya posee, como son la cercanía al mercado meta de Estados Unidos y los cortos plazos de traslado y costos logísticos estables, expone Banco BASE.

No llegan capitales y salen inversiones

Además de que México no está captando un gran porcentaje de las empresas que están moviendo su producción de China, registra al mismo tiempo la salida de inversiones.

"Lo podemos ver en términos de IED, en 2022 México recibió 36 mil millones de dólares, pero contemplando dos flujos extraordinarios: la fusión de Televisa con Univisión y la reestructura de Aeroméxico, que si le quitamos esto inclusive es una pequeña caída respecto al año anterior. Nada más hay que contemplar que también hubo desinversión de extranjeros", destaca la analista Gabriela Siller.

Advierte que la salida de capitales que se ha registrado en los últimos años ha sido por la incertidumbre que ha generado la inseguridad pública y la política económica interna, sobre todo lo que tiene que ver con las alzas en los costos laborales. "Hemos visto una serie de reformas laborales como la del outsourcing; el salario mínimo ha subido también; modificaciones a los días de vacaciones, etcétera, como que no termina, no ha sido una gran reforma en donde digas hasta aquí, así subieron mis costos laborales y así se van a quedar".

Asimismo, refiere que esta incertidumbre en cuanto a la política económica interna da la idea de qué más se les ocurrirá para seguir subiendo los costos laborales. "La nómina es una buena parte del costo total de las empresas".

Pero si México estuviera aprovechando mejor la oportunidad del nearshoring, la IED en los siguientes tres a cinco años pudiera registrar flujos de 55 mil a 60 mil millones de dólares, una buena parte por nuevas inversiones.

El crecimiento económico podría ser hasta de 4.5 por ciento, comenta la directora de Análisis Económico y Financiero de Banco BASE. "Si este año estamos viendo un crecimiento, que creo estaría encima del tres por ciento, pudiéramos estar viendo un crecimiento económico de cuatro a 4.5 por ciento, es decir, contemplando un crecimiento económico normal, si estuviéramos aprovechando el nearshoring medianamente, nada más".

También implicaría una mayor creación de empleos en el sector formal: si ahora está en 55 por ciento la informalidad laboral en México, está podría bajar a 48 por ciento, bajar por primera vez en la historia de México a niveles de 50 por ciento.

"La oportunidad ahí está, al alcance de la mano, pero México no la está aprovechando", expresa Siller. 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search