PUBLICIDAD

Economía

La nueva misión de Musk: impulsar industria eléctrica

El consumo de electricidad en Estados Unidos, impulsado en parte por vehículos que funcionan con baterías, se triplicará para alrededor del 2045

Tim Higgins / THE WALL STREET JOURNAL

martes, 01 agosto 2023 | 09:11

Associated Press

PUBLICIDAD

Nueva York.- Elon Musk quiere más energía, literalmente.

El hombre detrás de la carrera por reemplazar los autos que funcionan con gasolina por eléctricos está preocupado por tener suficiente corriente.

En días pasados reiteró esas preocupaciones y pronosticó que el consumo de electricidad en Estados Unidos, impulsado en parte por vehículos que funcionan con baterías, se triplicará para alrededor del 2045. Eso siguió a su pronunciamiento a principios de este mes de que anticipa una escasez de electricidad en dos años que podría atrofiar el desarrollo hambriento de energía de la inteligencia artificial.

"Realmente se necesita adelantar la escala de tiempo de los proyectos y tener un alto sentido de urgencia", dijo Musk a los ejecutivos del ramo eléctrico el martes en una conferencia organizada por PG&E, una de las empresas de servicios públicos más grandes del País. "Mi mayor preocupación es que no hay suficiente urgencia".

La participación de Musk con Patti Poppe, directora ejecutiva de PG&E, en la conferencia de la compañía de electricidad marcó el tercer evento importante del ramo de la energía en el que el multimillonario ha participado en los últimos 12 meses. Intenta desatar más atención de la industria a la infraestructura requerida para sus futuros en materia de AI y VEs al tiempo que aboga por una economía totalmente eléctrica.

"No puedo enfatizar lo suficiente: necesitamos más electricidad", señaló Musk el mes pasado en una conferencia de energía en Austin. "Por mucha electricidad que creas que necesitas, se necesita más".

Las empresas de servicios públicos están gastando mucho para reequipar sus sistemas para que sean más ecológicos y más resilientes. Deloitte estima que para el 2030, las compañías eléctricas más grandes de EU gastarán en conjunto hasta 1.8 mil millones de dólares en esos esfuerzos.

Al desafío se suma una industria históricamente acostumbrada a moverse lentamente, en parte debido a los reguladores que buscan proteger a los consumidores de aumentos de precios.

Los ejecutivos y consultores sí ven venir un cambio radical, pero no tan dramático como lo predice Musk.

PG&E anticipa que la demanda de electricidad aumente 70% en los próximos 20 años, lo que, señala la empresa de California, no tendría precedentes. De manera similar, McKinsey anticipa que la demanda en Estados Unidos se duplicará para el 2050.

"Esta es una oportunidad del siglo para el sector energético, y podrían arruinarla si no lo hacen bien", dijo Michael Webber, profesor de recursos energéticos en la Universidad de Texas, en Austin, respecto a la industria. "Este crecimiento en la demanda se debe en parte a los vehículos eléctricos, pero también a las bombas de calor, los centros de datos, la IA, los dispositivos domésticos... muchas cosas".

Poppe, de PG&E, pareció receptiva a la advertencia de Musk, si bien no precisamente corriendo para actualizar sus planes. "Definitivamente estamos tomando apuntes", le dijo a Musk. "Seré la última en dudar de tus predicciones para el futuro".

Parte de las opiniones disímiles sobre el crecimiento puede reducirse a cómo quiere Musk que cambie el mundo. Quiere autos y sistemas de calefacción que funcionen con electricidad.

Su intento de que se triplique la producción es parte de su campaña que aboga por una transición a una economía completamente eléctrica, un paso más ambicioso que el que muchos en la industria están emprendiendo.

Más allá de buscar un futuro más verde, Musk también advierte que la falta de electricidad podría ser paralizante, similar al reciente desabasto de chips que dañó las industrias tecnológica y automotriz. Esta vez, podría impedir el floreciente desarrollo de la IA.

"Mi predicción es que pasaremos de una escasez extrema de silicio hoy a una escasez de electricidad en dos años", dijo Musk durante un evento a principios de este mes para hablar sobre su nuevo startup, xAI, cuyo objetivo es desarrollar inteligencia avanzada.

Causar agitación no es algo nuevo para Musk. Durante mucho tiempo, su trayectoria emprendedora ha involucrado criticar férreamente a industrias afianzadas, intentando modificar sus planes y gasto a su voluntad y ambiciones.

Hace una década, algunos consideraban que sus predicciones sobre el crecimiento de los autos eléctricos eran desmesuradamente optimistas, pero su determinación lo ayudó a convertirse en el hombre más rico del mundo y a Tesla en el fabricante automotriz más valioso del mundo.

Como director ejecutivo de Tesla, Musk tiene un interés personal en más electricidad, particularmente al perseguir el objetivo de poder construir 20 millones de vehículos eléctricos al año para el 2030. Tesla está centrada en la misión de impulsar la energía renovable y vende paneles solares y almacenamiento de baterías, incluso a empresas de servicios públicos, como partes más pequeñas de su negocio.

Una de las soluciones de Musk es optimizar mejor la red haciendo funcionar las plantas de energía las 24 horas del día y almacenando la energía que no se usa durante las horas pico en paquetes de baterías para su uso más tarde. "No estoy seguro de que alcance a ser una ganancia del 200%... pero es al menos un aumento del 50% al 100% en la producción total de energía", dijo Musk recientemente.

Está abogando por más electricidad al mismo tiempo que está avivando la demanda. Y ningún lugar en Estados Unidos lo ilustra mejor que en California, donde los compradores de automóviles continúan acogiendo los vehículos eléctricos vendidos por él y otros.

El éxito de Tesla ayudó a que los VEs representaran el 21% de los registros de vehículos nuevos en el Estado durante la primera mitad de este año, contra sólo el 5.2% en todo el 2019. Musk predice que la mitad de todos los vehículos nuevos vendidos a nivel mundial para el 2030 serán eléctricos.

El índice de carga de los VEs en la red eléctrica ha sorprendido a Edison International, indicó Pedro Pizarro, director ejecutivo de la compañía.

En la conferencia de junio, Pizarro compartió el escenario con Musk, quien le dijo al ejecutivo de energía que su predicción de un crecimiento en la demanda del 60% en California para el 2045 no era suficiente y dijo: "Creo que hay mucha más carga que eso".

"Puede ser", respondió Pizarro mientras estallaba una risa incómoda en el auditorio lleno de ejecutivos del sector de energía.

"Uh, por mucho", continuó Musk. "Simplemente es, todo va a ser eléctrico".

 

 Edición del artículo original

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search