Economía

Invitan hoteles a disfrutar de sus albercas

Semáforo en amarillo les permite además aumentar su ocupación

Archivo/El Diario / El aforo permitido para sus habitaciones es del 60%

Iris González
El Diario

jueves, 03 septiembre 2020 | 06:00

Hospedarse en un hotel el fin de semana para relajarse es una opción para las familias juarenses, pues desde esta semana abrieron sus albercas, aunque sólo a la mitad de su capacidad.

Rogelio Ramos Guevara, presidente de la Asociación de Hoteles, comentó que, con el cambio de semáforo a amarillo, aumentó el aforo permitido para la ocupación de cuartos a un 60 por ciento.

Pese a ello, mencionó que el sector sigue enfrentando dificultades y actualmente cuentan con apenas un 22 por ciento de ocupación.

“Seguimos exactamente igual como si estuviéramos en anaranjado, el porcentaje va a crecer cuando suba el número de arribos al aeropuerto en la ciudad; en uno que otro hotel y uno que otro día, se alcanza el 30”, expresó.

Ejemplificó el caso de julio de 2019, cuando se registraron 162 mil pasajeros en el Aeropuerto Internacional de Ciudad Juárez, mientras que en el mismo mes de este 2020 fueron apenas 46 mil.

“Es casi una cuarta parte apenas, y mientras no se estimule el tráfico aéreo, así vamos a seguir”, expresó.

Mencionó también que mientras el Consulado Americano siga cerrado, la demanda de habitaciones será baja, aunque tienen la esperanza de que el cierre del Centro de Atención a Solicitantes en la ciudad de Chihuahua, donde se tramitan visas, los ayude a recuperarse pronto cuando abran el de aquí, al obligar a las personas que hacían los procesos allá, venirse a Juárez.

Mientras tanto, sobreviven apenas con la demanda que tienen por parte de maquilas, quienes traen a gerentes y directivos a hospedarse en Juárez.

Sin embargo, agregó que se trata de un sector muy golpeado por la pandemia, ya que los cambios implementados para prevenir brotes al interior de plantas los obligó a hacer gastos que impactaron en su presupuesto.

El presidente de los hoteleros mencionó que, aunque ya están abiertos al público, aún existe temor de las personas para visitarlos, aunque se espera que con el cambio de semáforo a amarillo la confianza mejore.

“Ahora ya hay un poco más de libertad y nos dieron la oportunidad de abrir la alberca, por lo que las familias que se quieren tomar un día de descanso y cambiar de aire, meterse a la alberca y bajar al restaurante, se puede dar”, resaltó Ramos Guevara.

igonzalez@redaccion.diario.com.mx