Economía

Innecesario, nuevo etiquetado durante pandemia: Nestlé

Poco tiempo para implementarlo trajo gastos fuertes a empresas, lo que incide en la inflación

Guadalupe Selene Salinas
Agencia Reforma

martes, 10 noviembre 2020 | 06:00

Ciudad de México— La implementación de la nueva Norma Oficial Mexicana 051 que modifica y hace más estricto el etiquetado frontal de alimentos procesados y bebidas ha tenido un alto costo para la industria y era innecesario en medio de la actual pandemia, sostuvo Fausto Costa, presidente ejecutivo de Grupo Nestlé México.

Durante su participación en el diálogo “Una economía global post-Covid y las implicaciones para México”, como parte de la Cumbre de Negocios 2020, el directivo señaló que pese a ello Nestlé ha podido implementar las nuevas medidas en todos sus productos.

“Nestlé siempre va a cumplir con las normas, pero fue un proceso complicado, faltó un poco de sensibilidad al final para la implementación. No debería ser la prioridad en pandemia, no se dio el tiempo necesario”, expuso.

Ejemplificó que el Gobierno de Brasil dio dos años a la industria para adaptar el etiquetado de sus productos y en México sólo se dieron seis meses en medio de la pandemia, lo que ha traído gastos fuertes a las empresas.

“Ha sido un costo alto para la industria, no sabemos aún cuánto. Creo que era innecesario en medio de tantos problemas en la pandemia”, insistió.

Ante ello, Carlos Capistrán, economista en jefe para México y Canadá del Bank of America Securities, mencionó que si bien la nueva regulación sobre etiquetado frontal puede ser bienintencionada por parte del Gobierno actual, lo cierto es que es un factor que aumenta los costos de las empresas, lo que incide en indirectamente en la alta inflación que hoy enfrenta el país.

“Ciertas políticas pueden ser bienintencionadas pero aumentan el precio a las empresas, entonces estas últimas enfrentan una demanda muy baja, cuando en otros países te dan subsidios. Entonces algunas compañías, dependiendo el mercado, pasan sus costos al consumidor y eso hace que la inflación no baje de 4 por ciento”, explicó.

Insistió en que de esta forma algunas políticas públicas relacionadas con la salud acaban teniendo efectos en lugares insospechados, como la inflación.