Huelga y debilidad económica, coctel negativo para la ciudad

La incertidumbre que se vive a nivel mundial disminuyó el porcentaje de pedidos de manufactura en fábricas de Juárez

Iris González
El Diario de Juárez
miércoles, 09 octubre 2019 | 10:22

Ciudad Juárez— A los paros que empresas maquiladoras tuvieron que realizar por la debilidad económica se sumaron aquellos ligados a la industria automotriz, siendo un coctel negativo para la ciudad.

La incertidumbre económica que se vive a nivel mundial disminuyó el porcentaje de pedidos de manufactura en fábricas de Ciudad Juárez relacionados con la época navideña, además de que la huelga de General Motors en Estados Unidos vino a agravar el panorama en esta frontera.

Pedro Chavira, presidente de Índex Juárez, mencionó que aunque se trata de una temporada alta en cuanto a ventas bajaron los pedidos en Estados Unidos, por lo que para evitar despedir personal las empresas locales optaron por parar actividades. 

“Se supone que estamos entrando a la temporada alta y creemos que algunos consumibles están incrementado las ventas, pero si toda la economía mundial va bajando obviamente vamos a tener repercusiones también en la manufactura”, expresó. 

De acuerdo con datos de Índex, es en el último trimestre del año cuando acelera la producción de ciertos artículos para dar abasto a la demanda de pedidos tanto para el Día de Acción de Gracias como para Navidad, sin embargo en esta ocasión fue apenas un 10 por ciento lo que se incrementaron.  

Además, aunque el delegado del Gobierno federal en Juárez, Juan Carlos Loera de la Rosa, así como el presidente de la Asociación de Transportistas, Manuel Sotelo Juárez, afirmaron que los paros técnicos están relacionados con la huelga de empleados de General Motors en Estados Unidos, Chavira insistió que no tiene conocimiento que se deban a este problema. 

Lear y Mahle son algunas de las empresas que, según trabajadores, se han visto afectadas por la huelga de GM, en tanto hace algunas semanas otras como Toro y Commscope detuvieron operaciones por algunos días ante la baja de pedidos manufactureros. 

Además de las empresas, los proveedores de ellas, como las cafeterías, también se han visto en la necesidad de volver a trabajar días después. 

Chavira comentó que hasta el momento no se ha dado el despido de personas precisamente por las medidas adoptadas por las empresas locales. 

“Fueron paros momentáneos, cierres o paros por una semana, no más, pero fue todo”, apuntó. 

Isaac Leobardo Sánchez, economista investigador de la UACJ, comentó que este tipo de situaciones muestran la dependencia que Juárez tiene de Estados Unidos debido a la falta de industria nacional.

Sin embargo, agregó que recientemente la Secretaría de Economía federal dio a conocer un decálogo de la nueva política industrial que, entre otros temas, busca aprovechar la apertura comercial para fortalecer los encadenamientos productivos que aumenten el contenido nacional.

También se pretende fomentar la digitalización del sector manufacturero e impulsar la industria 4.0, así como modernizar procesos de normalización e impulsar la infraestructura de la calidad.

Otros de los puntos que aborda dicho documento son generar un entorno de negociación amigable que dé certidumbre y atraiga mayores flujos de inversión, alentar el crecimiento de las Pymes y el contenido nacional para producción de bienes y servicios que demanda el Gobierno a través de las compras oficiales, así como aumentar el financiamiento de la banca de desarrollo a proyectos industriales con una mayor coordinación entre SHCP, Economía y otras dependencias federales.