Gasolinas, lejos de igualarse con El Paso

Diferencia de alrededor de 4 pesos más cara aquí, se mantiene

Cinthya Ávila/ El Diario
lunes, 11 marzo 2019 | 06:00
Archivo/ El Diario

La reducción en el precio de la gasolina vista en las primeras semanas de 2019 y que impulsó las ventas en enero, se esfumó en las recientes semanas dejando nuevamente a los expendios locales en amplia desventaja frente a El Paso.
 Los precios reportados en la primera semana de enero por la Comisión Reguladora de Energía (CRE) fueron de hasta un mínimo de 12.99 pesos el litro de la Magna y 14.75 pesos el litro de la Premium.

Lo anterior, debido a que desde el 1 de enero los expendios se ajustaron al Decreto de Estímulos Fiscales a la Frontera al reducir la tasa del IVA del 16 al 8 por ciento.

Sin embargo, semanas más tarde el combustible comenzó a subir, lo que fue atribuido por especialistas en energía a las variables del libre mercado que rige ya los precios de las gasolinas. Además de los impuestos que se pagan en México, distantes también de los que se pagan en Estados Unidos que son menos.

De acuerdo con la Organización Nacional de Expendedores de Petroleó (Onexpo) Pemex da un precio mínimo y máximo a los permisionarios, mismos que ajustan este tomando en cuenta costos de logística y transporte.

Ayer el sitio GasBuddy reportó que en El Paso la gasolina alcanzó un máximo de 2.29 dólares por galón, que a un tipo de cambio de 18.48 pesos equivale a 11.18 pesos por litro.

Por el contrario, el máximo observado ayer en el litro de la Magna aquí fue de 14.49 pesos, una diferencia de 3.31 pesos más cara.

Felipe Galán Uribe, economista especialista en energía del despacho Sólo Negocios, señaló que las deficiencias hasta ahora vistas son parte de una curva de aprendizaje en el marco de la nueva fijación de precios de las gasolinas.

Sobre los precios que han ido al alza recordó que están sujetos a variables del mercado internacional, como el alza del petróleo, lo que anuló el beneficio de la baja del Impuesto al Valor Agregado (IVA). 

Además la Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró deficiencias en la estrategia de flexibilización del mercado gasolinero, como la falta de lineamientos para que los permisionarios den a conocer al público y aseguren la máxima visibilidad de precios de gasolina y diésel, lo que representa una limitante a los fines de la apertura de este sector. 


[email protected]