Ganan más aeropuertos que aerolíneas

Grupo Aeroportuario del Sureste obtuvo el año pasado un flujo operativo de 9 mil 539 millones de pesos, 3.6 veces más que lo reportado en 2017

Reforma
lunes, 04 marzo 2019 | 07:14
Reforma

Ciudad de México— En el negocio de la aviación, los grupos que operan aeropuertos de México siguen siendo los ganadores.
Estos grupos tienen concesiones para operar diversos aeropuertos del país y han registrado mejores ganancias que las aerolíneas nacionales, ya que tienen asegurados sus ingresos y los aumentos de sus tarifas, según expertos.

Grupo Aeroportuario del Sureste (ASUR), que opera nueve aeropuertos en territorio nacional, entre ellos el de Cancún, obtuvo en 2018 un flujo operativo de 9 mil 539 millones de pesos, 3.6 veces más que lo reportado en 2017.
Mientras que el Grupo Aeroportuario del Centro Norte (OMA), que maneja 13 aeropuertos de México, incluido el de Acapulco, obtuvo en 2018 un flujo operativo o Ebitda de 4 mil 484 millones de pesos, 26.7 por ciento mayor al reportado en 2017.
En contraste, Aeroméxico, la aerolínea nacional con mayor presencia en el País, reportó una caída de 34 por ciento en su flujo operativo, al pasar de 7 mil 294 millones de pesos a 4 mil 808 millones.
Volaris tampoco tuvo mejores resultados, ya que en el mismo año obtuvo un flujo operativo negativo de 379 millones de pesos.
Esta diferencia obedece a que los grupos aeroportuarios tienen un mercado cautivo y son monopolios, mientras que en el caso de las aerolíneas rige la libre competencia, dijo Rogelio Rodríguez, experto en asuntos aeronáuticos.
Describió que estos grupos tienen ingresos por el cobro de tres tipos de servicios, incluidos los de cobro por aterrizaje y despegue que les pagan las aerolíneas, así como la Tarifa de Uso Aeroportuario (TUA) con cargo a los pasajeros.
"Con esos ingresos seguros y servicios monopólicos tienen altos ingresos, altos márgenes", comentó.
A esto se suma que prácticamente pueden incrementar las tarifas de esos servicios sin oposición, ya que el Gobierno federal solamente las aprueba, pero no las cuestiona, expuso.
Detalló que la ley de aeropuertos permite que los grupos aeroportuarios operen los centros de conexión como negocios sin pensar en una óptima administración porque tienen la libertad de imponer tarifas, aunque no se hagan las mejoras necesarias para ofrecer un mejor servicio.
Mientras que en el caso de las aerolíneas, los servicios más caros, además del precio del combustible y costos fijos, son precisamente los aeroportuarios, expuso Fernando Gómez, especialista de la industria de la aviación.
La semana pasada, en la Cumbre de Aviación México 2019, Andrés Conesa, director general de Aeroméxico, expuso que es necesario que los grupos aeroportuarios bajen sus tarifas para nivelar las condiciones que permitan el desarrollo de la industria.
Enrique Beltranena, director de Volaris, coincidió en que el modelo de las concesiones tiene que revisarse.