Economía

Frena Gobierno desarrollo de energías renovables

Por cambio en las reglas alejan a la inversión privada para México en ese sector

Reforma

Reforma

sábado, 16 noviembre 2019 | 15:38

Ciudad de México— El presidente Andrés Manuel López Obrador estaría frenando uno de los sistemas que alientan el desarrollo de energías renovables, dando un nuevo golpe a los esfuerzos por atraer inversión privada para México en ese sector.

El Gobierno federal ha cambiado las reglas para la obtención de créditos para energías limpias, permitiendo que viejas represas hidroeléctricas operadas por la Comisión Federal de Electricidad califiquen.

De acuerdo con los críticos, la medida diluye el valor de los créditos inicialmente destinados para la creación de parques eólicos y solares.

Las medidas de la Administración de López Obrador han generado incertidumbre para los inversionistas que buscan hacer negocios en el País.

Tan solo en febrero, el Gobierno federal canceló una subasta en la que se esperaba la participación de gigantes energéticos, incluidos Enel SpA, de Italia, y Engie SA, de Francia.

Mientras tanto, la Administración cerró tratos para la creación de tuberías de gas natural con empresas de Carlos Slim.

"Los cambios en los créditos de energía limpia son un duro golpe para las perspectivas de inversión privada en el que hasta hace poco era el mercado de energía renovable prometedor de América Latina", afirmó James Ellis, analista de Bloomberg News Energy Finance.

Por su parte, Julio Valle, de la Asociación Mexicana de Energía Eólica, dijo que permitir que las plantas viejas operadas por la CFE califiquen para créditos podría obstaculizar los esfuerzos para crear mercados competitivos y promover energías limpias.

Asimismo, Valle señaló que la asociación está considerando tomar acciones legales.

En un comunicado, la Secretaría de Energía informó que el cambio tenía la intención de establecer un "campo nivelado" al incluir energía hidroeléctrica.

Un vocero de la Sener no respondió sobre si el movimiento dañaría el desarrollo solar y eólico.

Las empresas que podrían verse afectadas por el cambio incluyen filiales mexicanas de la italiana Enel, la francesa Engie y la española Iberdrola, que obtienen créditos en virtud del programa.

De acuerdo con el programa, México otorga créditos a las centrales eléctricas por cada megawatt-hora (MWh) que producen.

Así, se pueden vender grandes usuarios de energía eléctrica que el Gobierno requiere para comprar energías renovables, creando un flujo de ingresos adicional para los parques eólicos y solares.

Los críticos señalan que la concesión de créditos a las antiguas plantas hidroeléctricas abarcará tanto mercado que sería prácticamente inútil para estimular el desarrollo.

"Estaban destinados solo para nuevos proyectos. Entonces, si vas a darles retroactivamente a proyectos antiguos ¿cuál es realmente el propósito'", dijo Lisa Viscidi, directora de energía, cambio climático e industrias extractivas para el Diálogo Interamericano.

"Parece que una razón clave para el cambio es que López Obrador quiere usar los créditos para ayudar a rescatar a la empresa de servicios públicos. Si bien el Presidente ha dicho que quiere reducir la dependencia de México por el gas estadounidense, eso está pasando a segundo plano para rescatar a la CFE".

Asimismo, Viscidi señaló que ha existido un retroceso progresivo comparado con la Reforma Energética, la cual, asegura, favoreció las energías renovables.

"Poco a poco ha estado minando el sector de las energías renovables".