Exhibe crisis deficiencias de las empresas

Mientras que algunas exportadoras tuvieron que cambiar sus estrategias, las largas filas desnudaron la carencia de certificaciones

Cinthya Ávila
El Diario de Juárez
lunes, 22 abril 2019 | 06:00
Alejandro Martell / El Diario de Juárez

Ciudad Juárez— A casi un mes de la crisis en los cruces internacionales, empresas exportadoras se vieron orilladas a cambiar sus estrategias de logística, mientras que a la par quedaron exhibidas las deficiencias en infraestructura y la carencia de certificaciones. 

Estimaciones de la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga (Canacar) indican que el déficit de cargas es de más de 15 mil tractocamiones con mercancía de la industria maquiladora, cifra que equivale a mil 50 millones de dólares. 

En este volumen se encuentran cargas que no han podido cruzar o se desviaron por otras aduanas de la frontera norte, perjudicando el volumen de exportaciones que cruza por esta frontera. 

Las pérdidas tan sólo para el sector transportista son de 800 mil dólares diarios. Esto por los costos adicionales que trajo consigo la ralentización de los cruces, como pago de tiempo extra a los choferes que permanecen horas en la fila, comida para los operadores y combustible.

La industria para garantizar la llegada de los productos que aquí se manufacturan a su siguiente destino de ensamble tuvo que recurrir a los vuelos chárter, con un gasto de hasta 100 mil dólares diarios, según Index Juárez. 

Información proporcionada por la administración de la Aduana en Ciudad Juárez indica que el envió de mercancías vía aérea pasó de cero a 16 vuelos en un día.

José Castañón Sandoval, director de Estrategia de Mercado de TLC Asociados, señaló que la contingencia está modificando ya los esquemas de logística. 

Entre las técnicas empleadas está cambios en los horarios de envío y mandar menos contenedores, pero con mayor volumen de carga.

Castañón Sandoval explicó que las empresas están formando sus tráileres en un horario que les garantice el cruce, como desde la madrugada.

Indicó que si antes se mandaban cuatro tráileres ahora mandan dos, pero consolidando mayor mercancía.

El director de Estrategia de Mercado de TLC dijo que estas estrategias contribuyeron a la reducción en los tiempos de espera en los puentes.

Según la Canacar cuando comenzó la crisis los tiempos de espera para la línea regular fueron de hasta 20 horas y al cierre de esta semana el promedio fue de 12 horas.

Sin embargo, Castañón Sandoval insistió en que urgen soluciones, antes de que el incremento de costos siga y se agrave. 

Héctor Núñez Polanco, director de Desarrollo Económico del Norte (Denac) coincidió en que la crisis vino a cambiar la manera en que las empresas manejaban su logística.

Señaló que además se puso en evidencia como el sector depende de los envíos terrestres y hasta ahora se ha desdeñado desarrollar otras conexiones, como la ferroviaria.

La contingencia también exhibió que apenas el 40 por ciento de los despachos que se realizan en la aduana cuentan con estos programas que establece la Organización Mundial de Aduanas para tener líneas rápidas y seguras. 

De ese mismo 40 por ciento, aproximadamente un 15 por ciento de los despachos hacen trámite por los carriles del Proyecto de Integración Tecnológica Aduanera (PITA).

El 60 por ciento de los embarques al no estar certificados pasan por la línea regular, con mayores tiempos de espera.

Manuel Sotelo Suárez, vicepresidente de Canacar, que en la normalidad la diferencia de tiempos no es tanta, pero en la crisis actual a los regulares el tiempo de espera se les disparó hasta 20 horas en fila.

El líder del gremio transportista insistió que son una herramienta importante y agregó que a partir de esta problemática más empresa comenzarán a prestarle atención al tema.

Representantes de industria y el transporte de carga señalaron que desconocen hasta cuándo se prolongará esta situación, por lo que continuarán diseñando esquemas para aminorar los impactos. 


[email protected]