Economía

Estudia banco de Inglaterra moneda digital

‘Britcoin’ no reemplazaría ni el efectivo físico ni las cuentas bancarias existentes

Internet

Excélsior

martes, 20 abril 2021 | 06:00

Londres– Una versión digital de la libra esterlina se estudiará por parte del Banco de Inglaterra. Así lo instó ayer lunes el ministro de Hacienda británico, Rishi Sunak, para conocer los argumentos a favor y en contra de las criptomonedas, como el bitcoin.

Esta moneda digital o “britcoin” permitiría a los negocios y consumidores tener cuentas directamente en el banco y evitar a terceros al realizar pagos, lo que cambiaría el papel de los prestamistas en el sistema financiero.

“Estamos lanzando un nuevo grupo de trabajo entre el Tesoro y el Banco de Inglaterra para coordinar las tareas exploratorias sobre una posible moneda digital del banco central”, dijo Sunak en una conferencia de la industria financiera.

Rishi Sunak tuiteó la palabra “britcoin” en respuesta al anuncio del grupo de trabajo del Ministerio de Hacienda.

Más bancos consideran 

su implementación

Otros bancos centrales también están considerando la posibilidad de configurar versiones digitales de sus propias monedas, esencialmente ampliando el acceso a los fondos del banco central que sólo los bancos comerciales pueden usar en la actualidad. Esto podría acelerar los pagos internos y externos y reducir los riesgos para la estabilidad financiera.

China es pionera en el lanzamiento de una moneda digital del banco central (CBDC, por sus siglas en inglés).

La semana pasada, el Banco Central Europeo (BoE) aseguró que estaba estudiando una forma electrónica de efectivo para complementar billetes y monedas, pero que aún faltan varios años para su lanzamiento.

El BoE dijo que una versión digital de la libra esterlina no reemplazaría ni el efectivo físico ni las cuentas bancarias existentes.

“El Gobierno y el Banco de Inglaterra aún no han tomado una decisión sobre la introducción de una CBDC en el Reino Unido y se involucrarán ampliamente con las partes interesadas sobre los beneficios, riesgos y aspectos prácticos de hacerlo”, puntualizó el BoE.