Economía

Escasearían chips hasta el 2022

Recortarían la producción de hasta 6 millones de vehículos en el segundo trimestre del año

Internet

Marlene Hernández
Agencia Reforma

miércoles, 05 mayo 2021 | 06:00

Monterrey— El riesgo de que la escasez global de semiconductores, que afecta a fabricantes automotrices y de otras industrias, se extienda hacia el 2022 se ha incrementado, de acuerdo con un reporte de Morgan Stanley.

“La restricción está empeorando: Ford ha anunciado un recorte del 50 por ciento a los volúmenes de producción del segundo trimestre del 2021 (700 mil vehículos menos), mientras que Honda está deteniendo la producción en Japón y BMW está recortando volúmenes en Europa, lo que se suma a los recortes de Jaguar, Volvo y Mitsubishi”, expone la institución financiera.

Los analistas automotrices de Morgan Stanley estiman, bajo el peor escenario posible, un recorte potencial en la producción de hasta 5 o 6 millones de vehículos en el segundo trimestre del año.

“Existe un riesgo creciente de que la escasez se extienda hasta el próximo año, y es poco probable que los productores puedan recuperar los volúmenes perdidos durante el segundo semestre”, alerta el reporte.

De acuerdo con la consultora AlixPartners, la carencia de chips podría costar a los fabricantes de automóviles 61 mil millones de dólares en ventas perdidas este año.

Además, el sector automotriz no es el único que se ha visto afectado, la falta de semiconductores también está afectando los productos electrónicos, indica el reporte de Morgan Stanley.

Apple y Samsung ya han advertido que los déficits están detonando recortes en la producción que podrían afectar los productos básicos de las baterías.

Morgan Stanley resalta además que hay un riesgo creciente de impacto en cadena sobre la demanda de materias primas como el aluminio.

“El aluminio está particularmente expuesto al sector automotriz (20 por ciento de la demanda mundial) y 5 millones de vehículos representarían alrededor del 5 por ciento de la demanda del segundo trimestre”.

Sin embargo, considera que es poco probable que los fabricantes de automóviles reduzcan los volúmenes contratados de metal primario, lo que implicaría que el impacto en la demanda se retrase hasta finales de año.

Los problemas de la cadena de suministro y la escasez de materiales como los chips limitaron los esfuerzos de producción y aumentaron los retrasos en el sector manufacturero de Estados Unidos en abril, el índice de actividad fabril del Instituto de Gestión de Suministros (ISM, por sus siglas en inglés) cayó en ese mes a 60.7 desde un máximo de más de 37 años de 64.7 en marzo.