Economía

Endurece México el mercado eléctrico

Las medidas afectan a docenas de proyectos de energía renovable por un valor de más de 6 mil millones de dólares, informó The Wall Street Journal

Reforma

Agencia Reforma

domingo, 17 mayo 2020 | 18:35

Ciudad de México— El Gobierno mexicano se movió para tomar más control del mercado de electricidad, afectando a docenas de proyectos de energía renovable por un valor de más de 6 mil millones de dólares, en un momento en que el país enfrenta una fuerte recesión debido a la pandemia de coronavirus, destacó The Wall Street Journal. 

Las compañías de energía y grupos de la industria local dijeron que las nuevas reglas para la operación de la red eléctrica, publicadas el viernes por la noche, favorecen a la empresa estatal de electricidad de México sobre los desarrolladores privados y retrasan la apertura del mercado de energía a los inversionistas extranjeros.

La caída de la demanda causada por los bloqueos de coronavirus había aumentado la necesidad de un suministro de energía más "confiable y continuo", dijo el sábado la Secretaría de Energía (Sener). El operador de la red eléctrica Cenace, a pedido de la Sener, detuvo las pruebas de plantas solares y eólicas que esperaban entrar en operación.

Las medidas "ponen en peligro la operación y la continuidad de los proyectos de energía renovable de las empresas canadienses en México", dijo el embajador designado de Canadá en México en una carta a Rocío Nahle, Secretaria de Energía de México.

El encargado de negocios de la Unión Europea dijo que las nuevas reglas suspenden la puesta en marcha de plantas de energía renovable y limitan la generación por plantas eólicas y solares que ya están en operación.

La suspensión afecta a 44 proyectos renovables programados para entrar en operación comercial este año y en 2021, incluidos varios en construcción, que representan inversiones de alrededor de 6 mil 400 millones de dólares, detalló el artículo publicado en el diario estadounidense.

"Lo que estamos empezando a ver en todas partes es que están comenzando a limitar el funcionamiento de las tecnologías renovables", señaló Julio Valle, director de la Asociación Mexicana de Energía Eólica (Amdee).

Las reglas marcan el último movimiento del gobierno izquierdista de México que desalienta la inversión y crea tensión con el sector privado. Desde que asumió el cargo en 2018, el Presidente nacionalista Andrés Manuel López Obrador canceló la construcción de un nuevo aeropuerto para la capital del País y suspendió el desarrollo de una gran cervecería por parte de una empresa estadounidense. También congeló nuevas inversiones privadas en el sector energético, incluida la suspensión de subastas de bloques de petróleo.

En el sector eléctrico, su gobierno se ha movido más agresivamente. Canceló una subasta planificada para la compra de energía renovable bajo contratos a largo plazo y renegoció contratos de gasoductos de gas natural con desarrolladores privados, evitando por poco una disputa en los tribunales internacionales.

A fines del año pasado, el gobierno buscó otorgar certificados de energía limpia a CFE para sus plantas hidroeléctricas existentes, amenazando con eliminar el valor de los certificados que fueron diseñados para ayudar a financiar la construcción de una nueva capacidad de energía limpia.

"Esto genera una atmósfera negativa para la inversión privada nacional y extranjera al crear incertidumbre legal e inhibir la competencia en un momento en que el País atraviesa una profunda recesión", dijo el sábado el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas sobre las nuevas reglas. El grupo del sector privado predice que la economía de México se contraerá 8 por ciento este año debido a la pandemia.

Las acciones del gobierno podrían provocar acciones legales, incluido el arbitraje internacional, dijo Rodolfo Rueda, un abogado de Thompson & Knight LLP que asesora a empresas en el mercado eléctrico mexicano. Varias compañías están buscando medidas judiciales contra la suspensión de pruebas para plantas renovables, agregó.

Una portavoz de Nahle no respondió a las solicitudes de comentarios.

Las reglas también permiten al operador de la red designar ciertas plantas de energía sobre otras para suministrar electricidad a la red, utilizando la confiabilidad como criterio sobre el costo.

Por lo general, cuando la demanda de electricidad cae, las empresas de servicios públicos compran tanta energía como pueden de generadores con los costos marginales más bajos, que incluyen energía solar, eólica, hidroeléctrica y otras fuentes renovables.

La empresa estatal de México, la Comisión Federal de Electricidad, o CFE, no opera instalaciones eólicas o solares significativas y depende principalmente de plantas de energía que utilizan gas natural y combustible pesado para generar electricidad, aunque tiene grandes centrales hidroeléctricas y algunas plantas geotérmicas.

Las compañías privadas de generación de energía dicen que los cambios en las reglas apuntan a poner más participación de mercado en manos de la CFE. México ha tenido un excedente de fuelóleo pesado desde principios de este año, cuando las normas internacionales que prohíben los contaminantes redujeron la demanda de petróleo de la industria naviera, que lo había utilizado en combustible búnker para grandes buques portacontenedores.

César Hernández, jefe de la comisión de mejora regulatoria y uno de los arquitectos de la revisión del sector eléctrico que permitió la inversión extranjera y privada en el mercado eléctrico, renunció el viernes después de que la Sener solicitó una exención de la comisión para publicar las nuevas reglas sin una consulta pública. Hernández no pudo ser contactado para hacer comentarios.

La organización más grande del sector privado de México, CCE, y la Cámara Americana de México dijeron que las reglas fueron publicadas en "violación flagrante del marco constitucional y legal" y pidieron que se retiren.

"No solo discriminan contra las energías renovables, sino que también permiten a las autoridades aumentar artificialmente el costo de generación en el país y desplazar cualquier proyecto de generación del sector privado", dijeron los grupos en un comunicado conjunto.

El Banco de Desarrollo de América del Norte, un prestamista binacional administrado por los gobiernos de Estados Unidos y México que utiliza fondos de los contribuyentes para invertir en proyectos de infraestructura en los dos países, ha otorgado préstamos de aproximadamente 380 millones de dólares para proyectos renovables mexicanos.

Incluyen un préstamo de 100 millones de dólares para un proyecto de generación solar desarrollado por IEnova, la unidad mexicana de Sempra Energy, y casi 60 millones para proyectos administrados por Fisterra Energy, un generador propiedad de la firma de capital privado Blackstone Group Inc.

"Creemos que el acuerdo de Cenace estaba dirigido a las energías renovables, por lo que no está inyectando energía privada barata en el sistema y para que el déficit de energía sea compensado por las plantas de fuelóleo pesado que dirige CFE", dijo el director ejecutivo de una compañía de generación de energía con grandes proyectos renovables en México.

El ejecutivo calificó las nuevas reglas como "un asesino para la reforma energética" de 2014. "La confianza en el mercado energético de México se está erosionando por completo", dijo.