Economía

Efecto fiscal del paro de mujeres

Se dejaron de percibir cerca de 7,000 millones de pesos en captación del Impuesto sobre la Renta

Iván Pérez

lunes, 16 marzo 2020 | 10:36

Lo primero que nos preguntaríamos, es cuál es el motivo de escribir en una columna fiscal lo sucedido el pasado lunes 9 de marzo de 2020, donde todas las mujeres casi paralizan el País bajo el lema “El nueve, ninguna mujer se mueve”.

La respuesta es muy sencilla, la alta participación de la mujer en los sectores productivos se dejó sentir, donde se estima que el 40% aproximadamente del total de las mujeres económicamente activas, participó más del 70 por ciento.

Si bien existían pronósticos pesimistas que las afectaciones económicas de este movimiento ascenderían a los cerca 26,000 millones de pesos, esta cifra fue rebasada en un 15%, ya que según las cámaras empresarias se estima que las perdidas económicas rondaron en 30,000 millones de pesos en el sector terciario que abarca el comercio, servicios y el turismo.

Este fenómeno se presentó porque muchos de los negocios en los que aun con personal masculino podrían haber trabajado, no tenían el suficiente número de personas para que pudieran prestar el servicio con la calidad y seguridad, por lo que optaron por cerrar sus puertas al público y evitar con ello un descontento al cliente.

En otros casos, ante la falta de personal que pudiera suplir las actividades de las mujeres en ciertos sectores, los patrones optaron por 

Si está perdida millonaria la traducimos a pesos y centavos en materia fiscal, podemos hablar que se dejó de percibir cerca de 7,000 millones de pesos en captación del Impuesto sobre la Renta o cerca de 3,600 millones de pesos en Impuesto al Valor Agregado, gran hueco presupuestario que hoy con la falta de liquidez bien hubiera apoyado al gobierno federal.

Este tipo de movimientos nos permite poder concluir que, si bien por años las mujeres ha resentido una marginación en los espacios productivos en igualdad de circunstancias que los hombres, su ausencia total en la economía causaría enormes perjuicios para el sector; lo criticable es que tampoco pueden llegarse a los extremos, dado que si la lucha es la igualdad, con este movimiento no puede traducirse en preferencia de género, buena reflexión.