Economía

Disparará CFE impuesto ambiental

Sería causado por la restricción del Gobierno federal para la transmisión y uso de energías limpias

Tomada de internet

Alfredo González
Agencia Reforma

lunes, 11 enero 2021 | 08:47

Monterrey— La restricción del Gobierno federal para la transmisión y uso de energías limpias, como la eólica o la solar, además de obligar a consumir el fluido eléctrico de la CFE, disparará el costo de las empresas por la vía de impuestos ambientales, así como sanciones y multas por emisiones al medio ambiente.

Juan Carlos Aguilar Ibarra, director de IRCA Consultores, aseguró que la política energética del Gobierno tiene tintes de control del mercado, pero también recaudatorios, que además complicarán la agenda ambiental a la que México se comprometió en el marco del Protocolo de París, lo que dificultará a las empresas mexicanas llegar a mercados internacionales.

"Las emisiones al medio ambiente de las empresas en México ya están reguladas a nivel federal, lo que provoca sanciones y multas, pero además hay un impuesto ambiental, o verde, que a partir de este año ya opera en Zacatecas, en Tamaulipas y hay una iniciativa similar en el Congreso de Nuevo León".

Indicó que en 2019 llegó al Congreso de Nuevo León la Ley Estatal de Cambio Climático, que vigilará el cumplimiento de las normas ambientales para las empresas con emisiones menores a 25 mil toneladas anuales de dióxido de carbono (CO2) al medio ambiente para iniciar el cobro de un impuesto.

Las empresas con emisiones superiores a ese nivel serán reguladas por las leyes federales.

"Como consultor ambiental tengo clientes en que estas normativas les implicarán costos fiscales hasta de 46 millones de pesos en 2021 por concepto de impuestos verdes", afirmó.

El pasado 5 de enero, Grupo REFORMA publicó que si en tribunales no puede, la CFE intentará sacar de facto a los generadores de energías limpias, cuando el director de la empresa productiva del Estado, Manuel Bartlett, atribuyó el apagón del 28 de diciembre en 17 estados a las centrales de energía fotovoltaica y eólica.

Y con ese argumento, sacarán de operación a proyectos privados de energías verdes.

Aguilar Ibarra señaló que adicionalmente están en riesgo los compromisos ambientales internacionales que tiene México ante el Protocolo de París.

"México tiene el compromiso de llegar al 25 por ciento de consumo de energías limpias en el 2025, es decir, que de toda su energía eléctrica a generar ese porcentaje provenga de esquemas de energía limpia como paneles solares, energía eólica, en menor medida hídrica y de ciclo combinado".

Aclaró que el compromiso de México es alcanzar un 43 por ciento de energías renovables en 2030, que se plasmó incluso en la Ley de Cambio Climático que empezó a regir desde 2014.

Hace cinco años, señala un artículo de la agencia Bloomberg, México fue el primer país en desarrollo en presentar un plan para reducir las emisiones de carbono en el periodo previo al histórico Acuerdo de París, pero el mes pasado actualizó su propuesta, coronando dos años de retroceso ambiental bajo el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

"(La postura del Gobierno ha sido) al diablo con las emisiones, al diablo con el medio ambiente, al diablo con la calidad del aire", sostuvo Jeremy Martin, vicepresidente del Instituto de las Américas.