Economía

Desabasto y alzas, la realidad económica

Crisis en transporte marítimo y de componentes pegan a juarenses

Iris González
El Diario de Juárez

jueves, 18 noviembre 2021 | 09:00

Tomada de internet | La producción de computadoras también se ha visto afectada

Ciudad Juárez— La crisis de componentes y fletes marítimos desatada por la pandemia ha exhibido la fuerte dependencia que tiene la ciudad, el país e incluso mismo Estados Unidos, de China y otros países asiáticos.

Ropa, tenis, zapatos, computadoras, teléfonos, equipos para red de Internet, autos, son productos que se han reducido al mínimo en los anaqueles o pisos de ventas en tiendas y agencias. 

Sin dejar atrás el desabasto de componentes que enfrenta la industria maquiladora aquí que mantiene a cientos de plantas de producción al 50 por ciento de su capacidad.

Dicha escasez ha traído como efecto en cadena el encarecimiento del poco producto que llega, un alza que se ha trasladado al usuario final y que impacta directamente en la economía de las familias.

Cámaras empresariales, compañías proveedoras de servicios telefónicos e Internet, constructoras, maquiladoras, han expuesto la grave afectación por la falta de componentes chinos o taiwaneses.

Fabiola Luna Ávila, presidenta de Index Juárez, dijo que la fabricación de computadoras, teléfonos, celulares, tabletas y otros artículos en empresas manufacturas de la localidad se ha visto afectada con la falta de microchips, lo que ha llevado a paros técnicos por la falta de materiales.

Esa situación no es exclusiva de Juárez, pues Luis Manuel Hernández, presidente nacional de Index, dijo que las dificultades en la cadena de logística han impactado la recepción de materia prima en la maquila.

“Hay muchas mercancías atoradas en Long Beach, tarda hasta 12 semanas que te llegue el material. Hay un desgaste muy fuerte en el tema de proveeduría por este cuello de botella que hay en Long Beach”, expresó.

Rogelio Ramos Guevara, presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), expuso que la onceava edición del Buen Fin, que arrancó el 10 de noviembre, podría verse afectada en ventas por la falta de algunos productos que van desde ropa hasta vehículos y electrónicos.

El líder de los comerciantes dijo que hay poca producción de teléfonos, televisiones, computadoras, entre otros artículos que suelen ser los más comprados por los mexicanos durante el Buen Fin.

Además dijo que la escasez de contenedores marítimos podría hacer que los productos que se importan de Asia, como es ropa y zapato, no lleguen a tiempo para este evento.

“Hay un desabasto enorme de productos”, agregó. 

Mientras que en aquellos que sí llegarán, se prevén alzas de hasta el 20 por ciento, que finalmente se trasladan a los consumidores.

“Lo que antes costaba mil 200 dólares de flete de China para acá, ahorita está arriba de 5 mil 800 dólares”, destacó. 

“La dispersión de contenedores está generando todo este problema de logística”, agregó. 

A su vez, dijo que los fletes terrestres de Los Angeles a El Paso, que antes costaban 400 dólares, hoy superan los 2 mil dólares. 

“Ahorita hay una escasez de tráileres y choferes que va a impactar en todo, yo le calculo que hasta un 20 por ciento podrían subir los precios por todo este tipo de situaciones”, dijo. 

En ese sentido opinó Edith Hernández Velázquez, presidenta de la sección especializada de Centros Comerciales en la Canaco, quien dijo que existen tiendas afectadas con embarques de ropa atorados con la saturación que hay en Long Beach, California. 

“Definitivamente sí hay una afectación, tengo conocimiento por parte de nuestros locatarios que ahorita no hay una variedad de productos como las que se tenían en otros años, además de que el tiempo de espera para la recepción de mercancías es más tardado”, expresó. 

Dijo que los envíos están tardando un mes en aquellas tiendas de ropa, por lo que los inventarios para el Buen Fin y en general, las ventas de lo que resta del año, no es tan amplio como años anteriores.

“No hay la misma disponibilidad de productos por muchas razones, una son los contenedores, y otra los microchips”, resaltó. 

Agregó que la poca disponibilidad de fletes marítimos y el aumento de la demanda de los mismos, subió el precio de los fletes, que al final de cuentas es absorbido por los propios comerciantes.

En algunos casos, estos incrementos se trasladan a los consumidores. 

A nivel nacional, Enrique Güijosa, director de finanzas para El Puerto de Liverpool, comentó que tendrán hasta un 40 por ciento menos de productos de marcas como Nike y Adidas, e inclusive algunas categorías de tecnología, todo esto como consecuencia de la escasez de contenedores y chips.

“Sí hemos visto ciertos surtidos de las tiendas de ropa, por ejemplo Nike y Adidas nos han dicho que como ellos producen mucho en países Vietnam y China, debido todavía a efectos de la pandemia, están enfrentando algunas restricciones de materia prima y en ese caso tendremos probablemente entre 30 y 40 por ciento menos producto del que quisiéramos”, dijo.

Otras tiendas como Home Depot, Costco y Walmart, han reconocido que también están fletando buques para hacer frente a la ralentización impulsada por la pandemia de las redes marítimas que manejan el 90 por ciento del comercio mundial.

Pero la venta final no es la única afectada, también lo es la fabricación. La escasez de chips para ordenadores ha cerrado armadoras de automóviles de General Motors y Ford, y ha hecho que firmas como Whirlpool se esfuercen por tener stock de refrigeradores y lavavajillas. 

Agencias de autos locales prevén una caída de hasta un 30 por ciento en las ventas navideñas a consecuencia de los microchips. 

El tiempo de espera en autos nuevos es de hasta 8 meses en aquellos de alta gama, lo que ha desanimado a los compradores juarenses. 

Se prevé que la situación de inventarios en autos nuevos se normalice a partir del 2022.

igonzalez@redaccion.diario.com.mx 

close
search