Economía

Dejan morir empresas locales: Canacintra

La cámara cuestionó dicho gasto cuando no hay clases presenciales

El Diario de Chihuahua

Manuel Quezada
El Diario de Chihuahua

martes, 20 abril 2021 | 06:00

Chihuahua— El presidente de Canacintra, Antonio Valadez, lamentó ayer que mientras las fábricas locales de confección de uniformes escolares tuvieron pérdidas importantes, cambiaron de giro, cerraron o se hicieron más pequeñas en el marco de la pandemia, el Gobierno estatal otorgó a dos empresas foráneas contratos por unos 200 millones de pesos.

Cuestionó que se haya hecho ese gasto cuando no hay clases presenciales, estando la situación financiera tan difícil en el gobierno, por lo que, dijo, se debió cuidar ese recurso o reorientarlo para la compra de tabletas u otros instrumentos que ayudaran al desarrollo del ciclo escolar en la modalidad virtual.

Antonio Valadez, quien también participa en la industria de la confección y venta de uniformes, observó que, aunque las empresas que obtuvieron la licitación tienen domicilio fiscal en Chihuahua, sólo contrataron personal para confeccionar los uniformes en la entidad y cumplir así con los requisitos de la licitación, pero toda la utilidad salió de Chihuahua.

Luego de un año de inactividad escolar presencial, mencionó que sería interesante ver la condición de almacenamiento que tienen los miles de uniformes que se compraron, si se aseguró que no se echaran a perder, que no tengan humedad o se hayan mojado, entre otras cosas.

Antonio Valadez recordó que el año pasado se lanzó una licitación de compra de uniformes escolares al inicio de la pandemia del Covid-19 y entre los requisitos se pedía que las empresas trabajaran en Chihuahua y confeccionaran aquí las prendas. 

Informó que las empresas que ganaron la licitación están radicadas en la Ciudad de México, aunque si bien tienen su domicilio fiscal aquí, son negocios foráneos y sólo contrataron el personal para fabricar los uniformes aquí y con ello cumplir con las reglas.

Observó que este año volvió a salir otra licitación, cuando se tiene prácticamente un año sin actividad escolar presencia, pero dijo desconocer si se hicieron más uniformes para este 2021, pero estando la situación financiera tan difícil en el gobierno y con los niños y jóvenes en clases virtuales, lo ideal sería cuidar el gasto.

Valadez García indicó que muchas veces las condiciones de las licitaciones no son las más favorables y son difíciles para el tamaño de las empresas que hay en Chihuahua que puedan ganar ese tipo de concursos.

Propuso que si se quiere ayudar a las empresas locales en ese tipo de licitaciones se pueden llevar a cabo por diversas partidas o por Municipio, cuidando que los participantes sean formales y tengan un arraigo de varios años en el estado.

Insistió en que las empresas que se han adjudicado las licitaciones de los uniformes, sólo dan una dirección local y a final de cuentas los recursos y utilidades se van fuera de la entidad.

El presidente de Canacintra observó que en la Ciudad de México se trabaja de distinta manera y se busca que los uniformes que se dan a los alumnos sean acordes a lo que piden las escuelas, se ofrece una especie de vales a las personas, sean de 350 ó 500 pesos, y los padres van a la empresa que se le indica y ésta se los cobra a su gobierno.

De esa forma, se asegura que la compra sea en empresas locales y que quienes se dediquen a este ramo sean formales y con ello se propicia un circulo virtuoso porque generan impuestos que van al gobierno y además genera empleos.

Este mecanismo da facilidades a todas las empresas que fabrican uniformes y aceptan vales y los alumnos adquieren las prendas que corresponden. 

Recordó que se tiene la experiencia de escuelas que recibieron en años pasados uniformes que a la gente no les gustaron y los devolvieron.

El presidente de Canacintra dijo que si el Gobierno realmente quiere apoyar a las fábricas locales, que se ocupe el sistema de vales y con ello ayude a la economía de cada una de las ciudades, a que cada una de las escuelas estén debidamente uniformadas y con ello generar más empleo formal y tener así una mayor derrama en impuestos.

Subrayó que con un esquema así se hubiera propiciado que la derrama de 200 millones de pesos que se hizo en la compra de uniformes por parte del Gobierno del Estado, se hubiera quedado en la entidad.

El presidente indicó que las empresas locales del mencionado ramo atraviesan ahora por una situación muy complicada caracterizada por despido de personal, cambios de giros, cierres o haciendo la operación más chica.

Señaló que siguen esperando mejores condiciones económicas y de salud para seguir trabajando, dado que existen inventarios que de alguna manera se esperaba desplazar en estos períodos.

Finalmente, comentó que cierres definitivos de negocios del ramo, no hay muchos, pero sí tienen grandes pérdidas económicas, y también es cierto que un número importante de fábricas se hicieron más pequeñas.