Economía

Definen operación mínima a cementeras y mineras

El gobierno federal permitirá que mantengan actividad las empresas de producción de acero, cemento y vidrio, así como las minas de carbón

Reforma

Reforma

lunes, 06 abril 2020 | 21:17

Ciudad de México— El Gobierno federal permitirá que las empresas de producción de acero, cemento y vidrio, así como las minas de carbón, mantengan una actividad mínima durante la emergencia sanitaria establecida por la Secretaría de Salud.

Por lo tanto, serán consideradas actividades esenciales.

De acuerdo con un nuevo acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), las minas de carbón mantendrán una actividad mínima que cubra la demanda de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), para lo cual deberán informar a la Secretaría de Economía el número total de trabajadores que serán empleados.

En tanto, las distribuidoras de carbón mantendrán sus actividades de transporte y logística también para satisfacer la demanda de CFE.

Por su parte, las empresas de producción de acero, cemento y vidrio mantendrán una actividad mínima que evite efectos irreversibles en su operación, con un número específico de colaboradores.

Mientras que aquellas con contratos con Petróleos Mexicanos (Pemex) y CFE deberán cumplirlos. 

"Aquellas empresas de producción de acero, cemento y vidrio que tengan contratos vigentes con el Gobierno federal, continuarán las actividades que les permitan cumplir con los compromisos de corto plazo exclusivamente para los proyectos de Dos Bocas, Tren Maya, Aeropuerto Felipe Ángeles, Corredor Transístmico; así como los contratos existentes considerados como indispensables para Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad", detalla el documento.

Anteriormente, estas actividades habían sido excluidas de las esenciales ante la contingencia.

El Gobierno federal había determinado con dicha condición a la rama médica y sector farmacéutico; industria química y productos de limpieza; servicios privados de emergencia, funerarios y de inhumación; y las necesarias para la producción, distribución y mantenimiento de agua potable, energía eléctrica, gas, petróleo, gasolina, turbosina, saneamiento básico, transporte público, infraestructura hospitalaria y médica.

Asimismo, había contemplado a las que tuvieran que ver con la producción y venta de alimentos; aeropuertos, puertos y ferrocarriles; servicios de transporte de pasajeros y carga; telecomunicaciones y medios de información; seguridad pública y privada; sector financiero y recaudación tributaria; y guarderías y estancias infantiles y asilos.

Tras el decreto del pasado 31 de marzo, la Cámara del Cemento acordó la suspensión de actividades hasta el próximo 30 de abril en sus más de 30 plantas productoras en el País, con lo que mandaron a descansar a más de 18 mil trabajadores.