Economía

Decide Fed tasas bajas hasta 2023

Indicadores muestran esfuerzos desesperados por oxigenar la tambaleante economía

Internet / El banco central mantuvo su tasa de referencia en un rango entre 0% y 0.25%

Staff
El Diario

jueves, 17 septiembre 2020 | 06:00

La Reserva Federal (Fed) en Estados Unidos concluyó ayer su reunión final para el establecimiento de política monetaria antes de las elecciones presidenciales de noviembre, con un compromiso renovado de continuar tomando medidas agresivas para apoyar la economía de Estados Unidos durante la recesión, inducida por el coronavirus, de acuerdo con un comunicado.

Las tasas cercanas a cero representan menor rendimiento en bonos del Tesoro, y la posibilidad de mayor inflación, lo que afecta a los ahorros en efectivo, pero intentan estimular el consumo, según investing.com

El banco central norteamericano –como se esperaba ampliamente– mantuvo la tasa de referencia de los fondos federales en un rango entre 0% y 0.25%, donde ha estado desde mediados de marzo. La información emitida muestra que los funcionarios de la Fed esperan que las tasas se mantengan cercanas a cero hasta 2023.

Fue la primera reunión del banco central desde que adoptó una nueva estrategia en agosto que mantendrá la tasa de referencia de los fondos federales cerca de cero, incluso después de que la inflación haya superado su objetivo del 2%.

Según la nueva regla, “después de períodos en los que la inflación ha estado persistentemente por debajo del 2%, la política monetaria adecuada probablemente apuntará a lograr una inflación moderadamente superior al 2% durante algún tiempo”, de acuerdo con las declaraciones del presidente de la Fed Jerome Powell.

El propósito es ayudar a la nación a lograr el pleno empleo; en el pasado, el banco central subía las tasas de interés cuando el desempleo bajaba porque suponía que la inflación, que alguna vez fue una de las mayores amenazas para la economía, estaba aumentando.

La Fed ya ha tomado una serie de acciones extraordinarias para respaldar la economía, incluida la reducción drástica de las tasas de interés a casi cero en marzo, la compra de una cantidad ilimitada de bonos del Tesoro (una práctica conocida como flexibilización cuantitativa) y el lanzamiento de nueve facilidades crediticias para garantizar que el crédito fluya a empresas y bancos de Wall Street.