Economía

Confía SHCP en vuelco económico en 2020

Arturo Herrera argumentó que la inflación y los niveles de deuda están bajo control y el peso se mantiene estable

Reforma

martes, 18 febrero 2020 | 14:01

Ciudad de México— Tras sufrir el peor desempeño económico en una década el año pasado, el Secretario de Hacienda mexicano, Arturo Herrera, ve motivos para ser más optimistas respecto a la segunda economía más grande de América Latina en 2020. 

En su primera entrevista con los medios en inglés este año, Herrera dice que después de casi una década de expansión desde la crisis financiera global, la contracción del 0.1 por ciento del año pasado fue más natural y en línea con la decepcionante actividad económica en todo el mundo. Ahora, las cosas se ven mejor.

Su argumento apunta a que la inflación y los niveles de deuda están bajo control, el peso se mantiene estable y la atribulada compañía petrolera estatal conocida como Pemex ha frenado una disminución de la producción. El principal impulso para el País proviene de la ratificación del reelaborado acuerdo de libre comercio de América del Norte.

"El desempeño de la economía mexicana es muy diferente con este acuerdo", dijo el lunes a Bloomberg News en el Palacio Nacional de Ciudad de México. "Esta es una de las grandes ventajas que tenemos ahora".

Las cadenas de producción pueden invertir más en América del Norte en función de la certeza generada por el tratado, conocido como T-MEC, especialmente porque los competidores en Asia están asediados por guerras comerciales y una crisis sanitaria, dijo.

La Secretaría de Herrera incluso ha mantenido su pronóstico de crecimiento del 2 por ciento para el año, aunque no dirá si eso cambiará cuando informe una propuesta de presupuesto preliminar al Congreso en abril.

Su optimismo no es totalmente compartido por los observadores de México. Los economistas han ido reduciendo constantemente las estimaciones de crecimiento del País para 2020 a un promedio que apenas llega al 1 por ciento frente al 1.7 por ciento de hace seis meses, con un pronóstico de Bank of America Corp que prevé una débil expansión al 0.5 por ciento.

Un área que probablemente proporcionará un mayor estímulo es la política monetaria. La inflación moderada y la estabilidad del peso implican que México "claramente" tiene un margen para seguir recortando las tasas de interés, dijo el Secretario.

"No soy el único que lo dice. Es algo que dijo el director del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional", dijo Herrera.

El Banco de México ha ido bajando las tasas desde agosto debido a una menor producción de petróleo y la incertidumbre sobre si las políticas del Presidente Andrés Manuel López Obrador estancaron la economía. Incluso después de reducir la tasa clave en 1.25 puntos porcentuales desde agosto, México tiene una de las tasas de interés ajustadas a la inflación más altas del mundo.

Los analistas esperan que el banco, independiente a nivel operativo del gobierno, recorte los costos de endeudamiento en otro medio punto porcentual durante el resto de 2020, para terminar el año en 6.5 por ciento.

Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, dijo el mes pasado que México tiene un "espacio significativo" para seguir reduciendo las tasas de interés con el fin de impulsar el crecimiento, al señalar que otros países latinoamericanos han reducido recientemente los costos de endeudamiento.

La inflación terminó 2019 en 2.83 por ciento, la segunda tasa más baja para diciembre desde el cambio de siglo. Se recuperó ligeramente a 3.24 por ciento el mes pasado, pero aún está dentro del rango objetivo del banco central de 3 por ciento, aproximadamente un punto porcentual.

La fortaleza del peso mexicano, que el lunes alcanzó su nivel más alto intradía en casi un año y medio, se explica por factores que incluyen la responsabilidad fiscal del gobierno y las tasas de interés relativamente altas del País, dijo Herrera. El peso cerró con una pérdida de 0.1 por ciento, a 18.5561 por dólar.

El Secretario, además, reiteró el compromiso del gobierno con una moneda "estable" y "flexible".

"Es muy riesgoso para alguien meterse con política de cambio", dijo. "A México le costó mucho trabajo entender y nosotros somos muy respetuosos, con el tipo de cambio no se juega".