Economía

Complican regulación a empresas con deudas

Deben contar con dictamen de un contador registrado ante el SAT

Iris González
El Diario

sábado, 27 marzo 2021 | 06:00

La Reforma Fiscal 2021 podría frenar la inversión con deuda convertible en startups mexicanas, ya que se permite ahora al Servicio de Administración Tributaria (SAT) bloquear las plataformas digitales residentes en el extranjero que no cumplan con la nueva regulación.

Víctor Aguirre-López, socio fundador de la firma BlackBox Startup Law, despacho jurídico especializado en innovación digital y capital de riesgo, destacó que en los últimos cinco 5 años las inversiones en startups a través del uso de instrumentos de deuda convertible como el Acuerdo Básico de Acciones a Compra (Abaco) o el Instrumento Mexicano de Inversión en Etapas Tempranas (Imiet) se habían popularizado debido a lo ágiles y versátiles que son para los inversionistas.

Sin embargo, desde diciembre del año pasado se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) una reforma a la Resolución Miscelánea Fiscal donde se establece que las empresas que capitalicen pasivos en el país deberán obtener un dictamen de un contador público certificado y cumplir con nuevos requisitos.

Ante ello, el litigante de BlackBox agregó que será muy importante para las startups y los inversionistas tener cuidado en implementar correctamente estas nuevas obligaciones fiscales, ya que de no hacerlo correctamente el SAT podría negarle los efectos fiscales aplicables a la operación de conversión en acciones del capital social.

Aguirre-López explicó que las recientes modificaciones fiscales implican que los pasivos que se capitalicen requerirán de una certificación, la cual deberá ser emitida por un contador público inscrito en el Registro de Contadores Públicos del SAT.

Dicha certificación deberá también versar sobre la existencia contable y la valuación de los pasivos que serán capitalizados mediante un aumento al capital social.

Asimismo, el contribuyente (que en este caso es la startup) quedará obligado a mantener a disposición del SAT la certificación correspondiente (junto con su respectiva documentación), a fin de proporcionarla a la autoridad fiscal cada vez que se lo solicite como parte del ejercicio de sus facultades de comprobación.

Desde hace tiempo Abaco e Imiet han buscado que sus inversiones se registren financieramente como “aportaciones para futuros aumentos de capital” dentro del capital contable, cumpliendo con requisitos especiales de las Normas de Información Financiera, aunque para efectos fiscales, se debe considerar cualquier aportación para futuros aumentos de capital como una deuda o pasivo, según el Artículo 46 de la Ley del Impuesto sobre la Renta.

igonzalez@redaccion.diario.com.mx