Economía

Avanzan señales de que no crecemos

Es imperante que el pago de impuestos sea parejo para todos los ciudadanos

Iván Pérez

lunes, 17 febrero 2020 | 10:19

Reza un dicho: “Cuando la informalidad crece es señal de que no crecemos”. Esta premisa es sumamente antigua, con el paso de los años nos demuestra la cruda realidad. En el último trimestre del 2019, todas las modalidades de empleo informal sumaron 31.3 millones de personas, de acuerdo a la encuesta nacional de ocupación y empleo por parte del INEGI.

Esta cantidad significó que el 56.2% de la población ocupada se encuentra en alguna de las modalidades de la informalidad. Evidentemente, estas cifras impactan directamente en los índices de recaudación de impuestos para la federación. Pero la pregunta es ¿Cuál es el motivo de tanta informalidad? ¿Qué provoca que las personas prefieran estar en la informalidad que pagar impuestos al SAT? 

Creo amable lector la respuesta todos la sabemos. Bélgica, Italia y Dinamarca tienen los porcentajes más altos de tasa de impuestos en el mundo, y con el menor índice de informalidad, la razón: “confianza del contribuyente en el correcto gasto público”. Incluso para mayor referencia, en Dinamarca si se recibe un apoyo gubernamental, provoca la imposibilidad del ciudadano de votar en las elecciones siguientes; con lo cual los contribuyentes tienen la confianza de que su dinero se destina a fines de mejora en las condiciones de vida y no es fines preferentemente electorales.

Sin embargo, en la reforma fiscal de 2020 de ninguna manera se incentiva el proceso de la informalidad a la formalidad, tal como el propio INEGI lo confirma. Si consideramos que pagar impuestos lleva más horas que una jornada laboral, resulta complicado el mecanismo, pero más aún, hoy en día los socios de una sociedad serán responsables solidarios con las adeudos fiscales ante el SAT, pues aniquila por completo un sueño de que la informalidad pueda bajar, a contrario, en 2021 podremos conocer si estos cambios fiscales sí ayudaron a esta transformación en formales.

Para el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) es urgente hacer cambios fiscales para combatir el mercado informalidad, donde más de 30 millones de mexicanos buscan ganarse la vida a diario. Para ello, recomendó implementar acciones para hacer menos costosa la formalidad económica, tal como sería el bajar la tasa del Impuesto Sobre la Renta y generalizar un Impuesto al Valor Agregado.

Si bien, la reforma fiscal de la que hemos hablado busca un piso parejo para que “todos” contribuyan a favor del gasto público, es imperante también que esa proporcionalidad recaiga no solo en quienes están cautivos, sino en todos quienes vivimos en nuestro país. Imaginemos, sí de manera mensual cada informal aportará $500 pesos de contribuciones globales, ¿Se imagina el  monto de recaudación fiscal? a aportación que podría ser al consumo de bienes de lujo (para que los más humildes que solo consumen bienes básicos no les cueste), ya que esta informalidad representa además de una erosión en la base, un gasto importante al gobierno, tales como hospitales públicos; por lo que, esto permitiría aminorar la reducción de ISR para las empresas. Así que resta un importante trabajo para nuestros legisladores federales de sensibilizar sobre esta situación.