'Austeridad de AMLO afecta al T-MEC'

Hará que México no tenga dinero para la implementación de la nueva reforma laboral necesaria para ratificar en EU el acuerdo, consideraron congresistas demócratas

Reforma
viernes, 26 julio 2019 | 17:20
|

Washington— La política de austeridad del presidente Andrés Manuel López Obrador hará que México no tenga dinero para la implementación de la nueva reforma laboral necesaria para ratificar en Estados Unidos el nuevo acuerdo comercial regional, consideraron congresistas demócratas.

En un nuevo reporte sobre los pasos pendientes para ratificar el Tratado Comercial entre México, EU y Canadá (T-MEC), el Grupo de Trabajo de congresistas demócratas encargado de revisar el acuerdo expresó su escepticismo sobre la capacidad de México de implementar la reforma laboral.

"El Gobierno de México tiene la voluntad política de llevar a cabo reformas laborales reales. Sin embargo, el dinero es una interrogante", dice el Grupo de Trabajo conformado por nueve demócratas encabezados por Richard Neal, presidente del Comité de Medios y Arbitrio de la Cámara baja.

"Dadas las estrictas medidas de austeridad que el Presidente (López Obrador) está imponiendo como parte de un esfuerzo agresivo de reforma anticorrupción, es probable que el Gobierno no cuente con los recursos necesarios para cumplir con éxito los cambios (laborales)". 

El cumplimiento de la reforma laboral es una exigencia de los demócratas para ratificar el T-MEC.

Contemplada en el Anexo 23-A del T-MEC -firmado por los tres países en noviembre de 2018-, el Gobierno de López Obrador promulgó la reforma secundaria a la justicia y conciliación laboral apenas en mayo pasado y no será hasta el próximo año que tenga presupuesto para implementarla.

El reporte del Grupo de Trabajo asegura que no será hasta que la Cámara de Diputados apruebe en noviembre el Presupuesto de Egresos de la Federación que ellos podrán comprobar que México coloca recursos suficientes para implementar la reforma laboral.

"La Cámara Baja del Congreso mexicano, la Cámara de Diputados, aprueba el presupuesto en noviembre. Esta será una medida clave del compromiso de México de proporcionar los recursos necesarios para la reforma laboral", señala el texto.

La reforma laboral mexicana elimina las Juntas de Conciliación y Arbitraje dejando la justicia laboral a tribunales locales y federales y las labores de conciliación a centros autónomos locales y federales.

La reforma secundaria crea una nueva institución federal descentralizada y autónoma para el registro de sindicatos y de los contratos colectivos de trabajo -cuya revisión debe ocurrir en 4 años- así como de regular la conciliación a nivel federal.

Apenas en junio, la Embajadora de México en Estados Unidos, Martha Bárcena, aseguró en un evento en el Woodrow Wilson Center que la Secretaría de Hacienda ya trabaja en el presupuesto de 2020 y en el que, en principio, estarían incluidos los recursos para implementar la nueva reforma laboral.

En su reporte, los congresistas demócratas reconocieron la reunión que algunos de ellos sostuvieron con la Secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, durante una visita de una delegacional a la Ciudad de México este julio donde ésta habría presentado una hoja de ruta integral de cómo avanzar con la reforma laboral.