Economía

Arribo de empresas chinas al país es ‘falsa ilusión’

Las que por razones estratégicas se salieron del país asiático, se han ido a Vietnam

Frida Andrade
Agencia Reforma

miércoles, 05 mayo 2021 | 06:00

Ciudad de México— La relocalización de empresas chinas hacia México, por factores como la guerra comercial, hasta ahora ha sido una falsa ilusión, refirió en conferencia Sergio Ley López, presidente de la sección Asia y Oceanía del Consejo Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología (Comce).

“Creo que hemos tenido un falso ilusionamiento (ilusión) con respecto de esto”, afirmó Ley.

Explicó que muchas de las empresas que se establecieron en China difícilmente van a querer salir, debido a que ese país es un fuerte mercado.

“Se establecieron en China y no se van a salir de ese país porque les interesa mucho el mercado chino, que son mil 400 millones de personas, con una clase media creciente”, afirmó.

Mientras que aquellas empresas que por razones estratégicas o por ventajas de impuestos se salieron de China, se han ido a Vietnam, país que va a ser el mayor ‘ganón’ de este empuje para relocalizar las fuentes de suministro de los bienes, expuso.

“De hecho era una tendencia que ya se estaba dando porque los salarios en China se han incrementado notablemente; son más altos que, en promedio, los salarios de México porque China se enfocó mucho a la utilización de las manufacturas de alta tecnología, las cuales tienen un pago mayor que el salario para los trabajos manuales’, detalló.

Asimismo, destacó que la industria de ropa y confección que estaba establecida en China y que fabricaba para Estados Unidos se ha mudado a Bangladesh.

Aunque reconoció que sí han llegado algunas empresas chinas a México, entre 25 y 30, sobre todo al norte del país, en la frontera entre San Diego y Tijuana, se trata de maquiladoras que con la facilidad con la que llegan se pueden ir.

Dijo que esas empresas hacen bajas inversiones porque llegan a espacios que ya estaban construidos, instalan sus máquinas, que no implican grandes recursos, y contratan mano de obra mexicana a bajo costo.

“Los países del sureste asiático como Indonesia, Vietnam, Malasia, tienen incentivos fiscales para la inversión extranjera.

Nosotros hemos tratado de no manejar incentivos fiscales para la inversión extranjera porque los incentivos deben ser entonces iguales para todos, tanto para la inversión extranjera como para la nacional ¿por qué discriminar la inversión extranjera contra la nacional?”, cuestionó.

Ley López destacó que derivado de los cambios de política del país, existe una desconfianza de los inversionistas chinos.

“Sí, efectivamente hay una cierta desconfianza entre el medio empresarial chino con respecto al rumbo que están siguiendo (las políticas), sobre todo un golpe desconcertante para la inversión china fueron las recientes legislaciones en cuanto a la industria eléctrica y energética”, refirió Ley.

Hay varias empresas chinas que habían invertido en granjas eólicas que, en estos momentos, las tienen paradas y otras en litigios, expuso.

También hay otras plantas para la producción de energía eléctrica a través de paneles solares bajo situaciones similares.

“Esto tuvo un impacto dentro del empresariado chino y la pregunta es ¿qué es lo que va a pasar? Es todavía una gran interrogante, entonces esto indudablemente ha tenido una afectación muy importante”, puntualizó.

Uno de los aspectos que el empresariado chino toma en cuenta para invertir es si existe el diálogo político al más alto nivel y en el caso de México sí existe y es muy fluido, pero no es lo suficientemente fuerte para sobreponer a estas inquietudes, alertó Ley.