Economía

Advierten fuga de inversiones sin ‘outsourcing’

En plena crisis económica, Gobierno decide poner trabas al desarrollo

Tomada de internet

Verónica Gascón
Agencia Reforma

miércoles, 27 enero 2021 | 06:00

Ciudad de México— De avalar la prohibición a la subcontratación (outsourcing) y el reparto igualitario de las utilidades, las empresas multinacionales podrían reubicar sus operaciones en otros países, advirtió Claudia Jañez, titular del Consejo Ejecutivo de Empresas Globales (CEEG).

“Estamos pagando justos por pecadores. Me daría muchísima tristeza que en una crisis económica, empresas grandes decidan llevarse sus inversiones a Vietnam, a China, a Brasil, porque estamos en medio de la peor crisis económica de los últimos cien años. No podemos evadir el momento en el que estamos.

En un contexto nacional e internacional de recesión y de falta de liquidez, las empresas globales necesitamos medir el costo total del empleo en los países en los cuales operamos. Adicionar una rigidez excesiva en México como la pretendida en los mecanismos de subcontratación, adicionada a pagos exorbitantes por PTU (Participación de los Trabajadores en las Utilidades), no sólo podrían comprometer nuestros planes de inversión y reinversión que solemos proyectar entre cinco y 10 años adelante, quizá tomar decisiones difíciles como reubicar parte de nuestras operaciones en otros países”, subrayó Jañez en la tercera mesa de discusión sobre el efecto que puede tener para las empresas el reparto de utilidades una vez que se prohíba el outsourcing.

Dichas operaciones podrían ser de corporativos que prestan servicios a varias empresas del mismo grupo económico y que incluso exportan servicios desde México a otros países, como los call centers, cuyos empleos ya no se generarían en el país.

Por lo tanto, dijo Jañez, se deben tomar varios temas en la discusión del cálculo del reparto de utilidades, como un límite de 30 días a distribuir y un escalonamiento del mismo, es decir, que le corresponda más utilidad a los trabajadores que menos ingresos tengan y menos beneficio a los que tienen mayores ingresos.

La iniciativa presidencial de prohibición a la subcontratación también debe incluir la reforma al reparto de utilidades.

Además, de la base a considerar para calcular el PTU hay que excluir las ganancias de las empresas que no estén relacionadas con el trabajo y la productividad de los trabajadores, como los ingresos derivados de la venta de inmuebles, activos fijos, regalías, fluctuación cambiaria y estímulos fiscales.

Jañez también pidió que se tome en cuenta un período de transición razonable si se aprueba la prohibición del outsourcing.