Termina hegemonía

Sorprende Panamá a Cuba y conquista la Serie del Caribe

Associated Press
domingo, 10 febrero 2019 | 06:00

Panamá.- Con un equipo que fue armado de emergencia en pocos días, Panamá se impuso 3-1 a Cuba ayer en la final de la Serie del Caribe de beisbol para sumar su segundo título del certamen.
En su retorno como invitado de último momento al torneo, el equipo panameño Toros de Herrera se impuso a Cuba y sus debutantes Leñadores de Las Tunas, para darle a los locales un cetro que no ganaban desde 1950, cuando se coronaron con los Yankees de Carta Vieja, otrora cuadro integrado mayormente por peloteros estadounidenses profesionales.
De paso, Cuba vio cortada su racha ganadora en Panamá. Los cubanos se habían coronado las tres veces que este país organizó el torneo en 1952, 1956 y 1960.
Manny Corpas, ex relevista en las Grandes Ligas, sacó los últimos tres outs, aunque antes permitió un doble de Yurien Vizcaino, para llevarse el salvamento –su cuarto rescate en la serie. El último rival al que retiró fue el cuarto bat Alfredo Despaigne con un elevado al jardín central.
“Esto desde el comienzo era importante para mí y creo que era la ficha grande para el equipo en motivación”, declaró Corpas, lanzador que disputó con los Rockies de Colorado la Serie Mundial en 2007. “Esto para mí fue demasiado grande... nunca lo voy a olvidar”.
Corpas fue uno de los veteranos convocados a último momento por Panamá, después que los directivos del emergente torneo profesional panameño de beisbol decidieron asumir la sede del certamen regional luego que le fuera retirada a Venezuela ante la nueva escalada en la crisis política en esa nación.
Panamá no jugaba el torneo desde 1960 y, a pesar de haberse consagrado campeón de 2019, queda por resolverse si disputará la edición del próximo año, prevista a celebrarse en San Juan, Puerto Rico. La final estuvo antecedida por el malestar de Panamá, al enterarse hace poco que los finalistas, por ser invitados, no recibirán premios en efectivo.
Eso no pareció distraer a Panamá, que castigó de entrada al abridor cubano Freddy Asiel Álvarez, marcándole dos carreras con imparables remolcadores de Allen Córdoba y el nicaragüense Elmer Reyes. Álvarez (0-2) cargó con el revés.
El abridor panameño Harold Araúz, mientras tanto, mantuvo a raya a la ofensiva de los Leñadores durante los cuatro primeros innings. No fue hasta la parte alta de la quinta entrada que los cubanos fabricaron la primera carrera, gracias a que Despaigne comenzó el capítulo con hit y fue remolcado, con dos outs, con sencillo de Carlos Benítez. Araúz (1-0), que recibió el respaldo de los relevistas Anfernee Benítez, Luis Mateo y Corpas, se acreditó la victoria.
El torpedero Javier Guerra, quien milita con los Chihuahuas de El Paso y de buena actuación a la ofensiva, fue el Jugador Más Valioso de la serie.
Panamá llegó a la final tras dejar en el camino en su zona a República Dominicana y Puerto Rico, este último ganador de las dos últimas ediciones de la serie con los Criollos de Caguas.