Deportes

Tercer tiempo: Derrota a pesar de la mejoría

Consciente de sus limitaciones, el equipo de Alfonso Sosa entendió que el rival era superior

Marco Tapia / El Diario de Juárez

Luis Miguel Rodríguez Cruz

sábado, 03 abril 2021 | 06:25

No fue un mal partido de Bravos. Consciente de sus limitaciones, el equipo de Alfonso Sosa entendió que el rival era superior, simple y sencillamente porque juega mejor, porque tiene más ideas con la pelota en su poder y porque es más artesanal en su juego. Cruz Azul llegó a Juárez como el todo poderoso (como acostumbra) y tuvo las jugadas más claras de gol. Eso sí, no fue tampoco el mejor partido de Cruz Azul, que ya nos ha demostrado ser un equipo más sólido y contundente en otros partidos. Ni que fuera el Bayern Munich. Pero Bravos hizo lo suyo y ya no jugó tan mal como en otros partidos donde nos invitaba al bostezo. Pero el futbol es cruel y la jugada que Lezcano no pudo concretar, Jonathan Rodríguez sí la concretó al final para el visitante. 

 Juárez tuvo otra actitud y otra manera de encarar el partido. El rival no era cualquiera y el local no se espantó, al contrario, trató hasta donde pudo de hacerle frente a un líder de la competencia que, hasta que no se juegue la liguilla, no puede cantar victoria (con eso de que siempre se queda en el camino a la hora de la verdad). Pero no hubo una diferencia abrumadora de Cruz Azul, porque Bravos no desmereció en algunos segmentos y le jugó al tú por tú a un equipo enrachado. Regresaron Marco Fabián (no jugó mal), Castillo e Intriago: le pusieron buena dinámica al partido y trataron de hacer cosas diferentes, pero todavía les falta mucho para ser piezas que hagan la diferencia junto con Lezcano, quien tuvo poco y nada porque la pelota casi nunca le llegó. 

 En el futbol existen las tendencias y vaya que juegan: a Bravos ya le tocaba no hacer el ridículo… duro, pero justo. Por cierto: es bastante irritante el apoyo del sonido local del estadio de Bravos (excepto cuando ponen a Juan Gabriel). Es más incomodidad el ruido que provoca que el apoyo que pretenden generar. Pero volvamos al partido donde los segmentos de control de partido más álgidos fueron de Cruz Azul y el poco tiempo que Bravos tuvo la pelota trató pero no pudo, sin verse mal. El empate habría sido “justo” porque Bravos ya no jugó tan mal. 

En los minutos finales Lezcano tuvo una buena posibilidad que habría alterado por completo el sistema nervioso de Cruz Azul, pero desgraciadamente no prosperó el intento del paraguayo. Los últimos minutos del partido nos dieron el ligero asomo de que Bravos pudo hacer algo más… bueno, cualquiera pudo ganar porque el juego se empezó a desbaratar del minuto 80 para adelante. Bravos ha ganado algo de orden y ya no es un cheque al portador para sus rivales. La mejora defensiva ya se notó y eso es un punto a favor de Alfonso Sosa. Tal vez la derrota podría opacar la ligera mejora de Juárez, pero Cruz Azul trae una inercia que ni ellos se creen. Ayer Bravos no mereció esa suerte. Cruz Azul ganó porque tiene mejores jugadores, no porque haya jugado mejor.