Se imponen defensivas a ofensivas en playoffs

Defensivas captan los reflectores incluso en esta era de ofensivas explosivas en la postemporada de la NFL

Associated Press
Martes, 08 Enero 2019 | 05:30

Nueva York— La intensidad de los partidos de fin de semana entre equipos comodines en la NFL ha mostrado que incluso en esta era de ofensivas explosivas, las defensivas continúan dominando la postemporada y los resultados a menudo se definen por un pie, una mano o incluso la pierna de un jugador de 40 años.
Para el pateador Sebastian Janikowski esta temporada ha llegado a su fin, y quizá también su carrera, debido a que se lesionó el tendón de la corva izquierda en un intento fallido de gol de campo de 57 yardas antes del medio tiempo en la derrota de Seattle por 24-22 el sábado ante Dallas.
Sin un plan de reserva, los Halcones Marinos tuvieron que intentar la anotación cuando estaban a distancia de gol de campo y tuvieron que optar por los 2 puntos después de un touchdown en lugar de buscar los postes. Y cuando se acercaron a distancia de gol de campo a 1:18 del final, no tenían plan B para una patada corta.
La patada de botepronto de Michael Dickson salió muy desviada y el receptor de Dallas, Cole Beasley, hizo quizá la atrapada más sencilla para la victoria en estos playoffs.
La patada corta casi desapareció en 2018 después de que el comité de competición de la liga prohibió durante el receso pasado el apelotonamiento o emprender la carrera antes de que el balón fuera pateado o hubiera tocado el suelo. Las reglas fuero diseñadas para reducir las conmociones cerebrales pero redujeron drásticamente el uso de la patada corta como recurso.
Solo cuatro de 54 intentos fueron exitosos durante la temporada regular, una eficacia de 8% que es muy baja en comparación con la de 23% en 2017, cuando 13 de 55 patadas cortas fueron recuperadas por el equipo que las había intentado.
El entrenador Pete Carroll supuso que Janikowski se lesionó porque intentó patear el balón con la mayor fuerza posible.
Y para Seabass quizá fue su último partido en la NFL. El jugador de 40 años no tiene contrato para la campaña próxima y también se lastimó el mes pasado.
El domingo, la dominante defensiva de Chicago que encabeza la liga con solo 17.7 puntos concedidos por partido contuvo a las Águilas de Fildelfia en 16 unidades pero perdió por uno debido a la falla del pateador de los Osos, Cody Parker, que hizo buenos 76.7% de sus intentos de gol en la campaña regular. El balón se estrelló en el poste izquierdo y luego en el travesaño en el intento de gol de 46 yardas en los segundos finales.
Después del partido, Parker dijo haber pateado bien y no sabía cómo explicar lo sucedido.
Resultó, que el defensive lineman de Filadelfia, Treyvon Hester, había alcanzado a tocar el balón con los dedos.
Después de revisar la jugada y ver que la mano izquierda de Hester había tocado el balón, la NFL decretó el lunes que la jugada fue un bloqueo de gol de campo.