Deportes

Persigue sus sueños

Con 7 goles, terminó como el máximo anotador de los Toros de Ceproffa de la Tercera División

Cortesía

Eduardo Morán / El Diario

viernes, 15 mayo 2020 | 06:00

En su primer torneo con los Toros de Ceproffa, el delantero Juan Ramírez anotó siete goles y terminó como el máximo artillero de los astados, sin embargo, el futbolista fronterizo no se conforma con esa cifra y ya piensa en aumentarla en los próximos torneos.

Para eso, uno de los secretos de Juan, además del trabajo, es la humildad y la sencillez, sin dejar de lado los regaños de sus entrenadores encabezados por el director técnico Alejandro Márquez.

“Ellos han logrado que vea desde otra perspectiva las cosas y que si me propongo una meta la puedo cumplir con humildad y sencillez, algo que es fundamental para mí, tener esos principios.”

Desde los cuatro años su padrastro le inculcó mucho la práctica del deporte y desde esa edad le gustaba destacar en todo lo que competía.

Luego, antes de cumplir 10 años perdió a su padre biológico, que con el tiempo se convirtió en un fuerte motivo para dedicarle más tiempo, y más en serio, al futbol soccer.

“Mi papá jugaba futbol también y fue mi motivación. Yo no lo vi jugar, pero tengo las mejores referencias de parte de la familia, él usaba el número 10 y por eso me gusta ese número.”

El delantero de 19 años reconoce que también tuvo una etapa de desánimo en la que dejó ir muchas oportunidades, pues pensaba que ya no iba a poder lograr sus sueños.

“Hasta que agarré la onda otra vez y con esa motivación por lo que hizo mi papá me di cuenta de que si quiero algo, lo puedo alcanzar.”

Antes de enrolarse con los Toros, jugó en diferentes ligas amateurs de futbol 7 y futbol 11, sin saber que el destino le tenía marcado un camino diferente.

“Apenas este año me puse las pilas y pude jugar futbol profesional. Jugué un torneo estatal con los Toros, terminamos el torneo y yo pensé que ya no iba a pasar nada, pero me invitaron a calarme en la Tercera División, no acepté luego luego porque tenía responsabilidades del trabajo y decía que no tenía tiempo, pero ellos me ayudaron a salir de mi zona de confort.”

Así, los entrenadores de Toros lo animaron, le abrieron los ojos y ahora lo tienen como el goleador del equipo.

“Me siento muy contento por el apoyo de todo el equipo, los profes siempre se han portado bien, aunque a veces son enojones, pero lo que he hecho se lo debo a ellos, todo el apoyo, el ánimo, porque eso es muy bueno, que te den ánimos.”

-¿Qué sientes de ser el goleador?

“Se siente bien, es un orgullo, pero no es suficiente con siete goles, todo es por el bien del equipo, pero no se me hace suficiente. Lo que pasa es no soy conformista, siempre quiero más y más y más. Pero está bien porque fue mi primer torneo.”

-¿Cómo te has sentido en este equipo?

“Muy bien, es un equipo muy acogedor, es como una familia. Los veía más tiempo a ellos que a mi familia, además me apasiona mucho lo que hago y me siento muy cobijado por los profes y los compañeros.”