Deportes

Oribe llegó libre a Chivas

El delantero tuvo que renunciar al contrato vigente que tenía con América para poder llegar al Guadalajara

Reforma

Reforma

lunes, 17 junio 2019 | 19:43

Ciudad de México— Para que pudiera volver al Guadalajara ahora como refuerzo para la Liga, Oribe Peralta debió renunciar al contrato que tenía vigente con el Club América hasta el 2020.

"El cambio se produce a petición del jugador por temas contractuales que le hizo el Club Guadalajara para la continuación de su carrera como jugador profesional", escribió en un comunicado el club azulcrema.

Apenas en enero del 2018, Peralta había firmado una renovación de contrato con las Águilas por 3 años más, por lo que al momento de aceptar la propuesta rojiblanca, le quedaba año y medio todavía en vigencia.

Sin embargo, ahora volverá al redil rojiblanco para convertirse en el primer refuerzo de alto impacto, aunque en la recta final de su carrera como delantero.

Jorge Vergara decretó desde su llegada como dueño, que nunca un jugador de las Águilas pasaría a su Rebaño.

Incluso hace seis años el club en sus redes sociales, reiteró la postura institucional de nunca contratar futbolistas de origen americanista.

"En @Chivas, nuestros ideales son firmes. Ningún jugador que pertenezca al Guadalajara podrá ser negociado con América", publicó el club el 3 de junio del 2013.

Ahora para la llegada de Peralta, la coartada directiva es que Chivas nunca hizo trato directo con el América, sino con el propio delantero.

Es por eso que ahora para poder vestirse de rojiblanco, Oribe será anunciado mañana como jugador que llega con etiqueta de libre.

Así el veterano firmará este martes un nuevo contrato con los tapatíos, para ser su refuerzo estelar en el ataque, en la misión de evitar el descenso a partir del próximo semestre.

Dos veces mundialista por México, Peralta se vestirá por primera vez para un torneo oficial de la Liga MX con los colores rojiblancos de las Chivas, ya la del pasado fue sólo una breve estancia en el redil tapatío, cuando reforzó al chiverío para la Copa Libertadores del 2005.

En aquella ocasión el atacante coahuilense tenía sólo 21 años, pertenecía a los Rayados del Monterrey y en su breve paso por las Chivas jugó apenas 93 minutos entre 4 partidos en el torneo de Conmebol, sólo uno de ellos como titular.

En cinco años de estancia en Coapa con los colores azulcremas, Oribe logró convertirse en símbolo de la afición, tras lograr dos títulos de liga, una Copa MX y dos títulos de Liga de Campeones de Concacaf en 2015 y 2016.