Deportes

Muere Alejandro Cisneros, exjugador de Cobras

Cisneros llegó como refuerzo del equipo juarense para la temporada 1988-89

Cortesía

Eduardo Morán / El Diario

jueves, 08 abril 2021 | 06:00

Alejandro Cisneros, exjugador del equipo de futbol Cobras de Ciudad Juárez a finales de los 80, falleció ayer a la edad de 60 años de un infarto fulminante cuando era trasladado a una clínica particular, según reportes de autoridades y de su propia familia vía redes sociales.

Cisneros llegó a esta frontera procedente del Ángeles de Puebla como uno de los refuerzos del equipo que acababa de lograr el ascenso a la Primera División para la temporada 1988-89, luego de haber jugado solamente un año en la Segunda División como Cobras de Ciudad Juárez.

Ayer, el exfutbolista nacido el 21 de enero de 1961 en la Ciudad de México sintió un fuerte dolor en el pecho mientras se encontraba en el trabajo y fue llevado a una clínica cercana, pero falleció en el trayecto en el interior de una camioneta blanca.

El 15 de octubre de 1988 formó parte del equipo de Cobras que disputó el primer partido oficial en el máximo circuito del futbol mexicano y lo hicieron con empate a cero goles ante el América en el estadio Azteca. Además de Cisneros, la alineación del cuadro juarense estuvo conformada por Rubí Valencia, Manuel Moreno, Armando Manzo, Carlos Rizo, Héctor Islas, Enrique López Zarza, Víctor Cossío (César Santiago), José Luis ‘Pareja’ López, Sergio Saucedo (Antonio Piña) y Omar Sánchez, dirigidos por Rubén ‘Ratón’ Ayala.

Enrique López Zarza recordó ayer vía telefónica que cuando llegaron a Juárez, Cisneros venía del Ángeles de Puebla y el proyecto era mantener a la franquicia de Cobras en Primera División.

“Era un grupo que partía mucho de la humildad y una muestra de eso fue Alejandro, un jugador muy confiable y humilde para adaptarse a cualquier equipo, pero ahora se nos adelantó en el camino”.

López Zarza mencionó que después de que él salió de Juárez ya no volvió a ver a Alejandro porque tomaron caminos diferentes, pues mientras él anduvo del ‘tingo al tango’ en diferentes equipos por todo México, Cisneros decidió establecerse en esta frontera.

“Una vez que fui a Juárez con un equipo de Pumas fui a un juego de los Indios y ahí lo vi, pero tuvimos un saludo muy rápido porque él tenía actividad también. Como persona siempre fue de 10, nos llevamos muy bien, era de una humildad tremenda y teníamos un grupo muy sólido”, comentó López Zarza.