Meten el brazo

Jesús Huerta, Aldo Salinas y Luis Fernando Miranda, pitchers abridores de Indios de Juárez permitieron sólo una carrera en 22 entradas en la serie contra Faraones de Nuevo Casas Grandes

Alfonso Ocón / El Diario
miércoles, 10 julio 2019 | 06:00
Marco Tapia |

Un espectáculo de pitcheo fue el que ofreció Indios de Juárez en la reciente serie ante Faraones de Nuevo Casas Grandes.
Los tres pitchers abridores cumplieron con creces su función y cada uno de ellos ganó el juego que lanzó.
Una de las posiciones señaladas o criticadas en los Indios de Juárez por bajo rendimiento en las últimas series fue precisamente la del pitcher, incluso fue despedido de su cargo Félix Navarro, coach de pitcheo del equipo, junto con el piloto Germán Leyva el pasado sábado 29 de junio.
Sin embargo, la situación cambió en la serie ante Faraones, pues los pitchers abridores solamente permitieron una carrera en 22 entradas completas.
Jesús Huerta fue el abridor del primer juego, estuvo en el montículo durante ocho entradas, permitió una carrera y, de acuerdo con el anotador oficial Librado Velo, ponchó a seis rivales en la caja de bateo.
“Me sentí fuerte, sentía que podía dar más, pero ya no quise porque ya vienen los equipos buenos. He trabajado mucho en la mecánica, cuándo soltar la bola”, dijo el pelotero de Hermosillo, Sonora.
Huerta reconoció que por momentos sintieron presión por los resultados, errores y señalamientos negativos, pero comentó que el trabajo rinde sus frutos.
“Sí hubo un poco de presión porque necesitábamos  ganar, pero nos esforzamos y venimos trabajando aquí en el campo, eso se reflejó en los juegos”, expresó.
Aldo Salinas fue el serpentinero que abrió el segundo juego. Con él en la lomita el equipo de Nuevo Casas Grandes se fue en blanco, ponchó a dos bateadores y se mantuvo en las seis entradas del partido, que se ganó por un super nocaut por 15 carreras a cero.
“Estuvimos concentrados todo el camino, sabíamos que no era un equipo fácil, pero salimos en nuestro día para irnos al tercer lugar. A mí me gusta mucho trabajar con la mente para estar concentrado”, dijo Salinas sobre su actuación.
Luis Fernando Miranda fue el lanzador que subió al montículo como iniciador en el tercer juego, al igual que Salinas no permitió ninguna carrera en contra, se mantuvo dentro del diamante durante las nueve entradas y ponchó a 11 rivales, por lo que se convirtió en el serpentinero con más ponches en un juego para los Indios en esta temporada, de acuerdo con datos de Velo.
Además, en sus dos últimas actuaciones Miranda no ha sido sustituido, ya que en el juego tres ante Camargo estuvo en la lomita las siete entradas del partido que ganó la tribu por nocaut.
“Me sentí bien. El trabajo que hemos hecho y la preparación nos han ayudado bastante, en las cuestiones de correr y el acondicionamiento físico también. Simplemente nos agarramos el catcher y yo y estuvimos en sintonía todo el juego”, dijo el sonorense.
Los Indios buscarán permanecer con el promedio bajo de carreras en contra ante los Manzaneros de Cuauhtémoc, que marchan en la segunda posición de la tabla.