Deportes

Mantienen ventaja en la cima

El Bayern Munich derrotó 2-0 al Union Berlin para recuperar su ventaja de cuatro puntos en el liderato de la Bundesliga, que trata de adaptarse al distanciamiento social

Associated Press

Associated Press

lunes, 18 mayo 2020 | 06:00

Berlín– El Bayern Munich derrotó 2-0 en su visita a la cancha del Union Berlin para afianzarse como líder. Robert Lewandowski firmó un gol de penal y Benjamin Pavard definió de cabeza para que el Bayern se mantuviera invicto en 2020 y alcanzara las 58 unidades.

Fue el gol número 40 de Lewandowski de la temporada en todas las competiciones. Se trata de la quinta temporada seguida en la que el atacante polaco alcanza esa cifra.

Bayern restableció una ventaja de cuatro puntos sobre su escolta Borussia Dortmund, que el sábado venció 4-0 a Schalke.

Más de mil hinchas de Colonia entregaron sus camisetas y bufandas para hacer un despliegue de “amuletos de buena suerte” en las gradas en el partido que su equipo igualó 2-2 frente a Mainz, primer encuentro de la actividad de ayer domingo.

Las barras de los equipos están divididas por la reanudación, como la misma sociedad alemana. Muchos clubes permitieron que los hinchas colocasen pancartas en las gradas vacías. Algunos grupos han clamado por cambios en el futbol alemán.

St. Pauli, club de la segunda categoría, con una afición con una inclinación izquierdista, jugó el domingo con una pancarta a un costado de la cancha que rezaba: “El futbol vive de los hinchas. Reformas ya”. El sábado, una pancarta en el estadio del Augsburgo apuntó: “El futbol sobrevivirá. ¡Su negocio está enfermo!”

Los jugadores y aficionados en la Bundesliga tratan de adaptarse al futbol sin público en los estadios de Alemania.

Hertha Berlin fue criticado porque sus jugadores chocaron manos en la victoria 3-0 ante Hoffenheim el sábado. El influyente gobernador del estado de Bavaria, Markus Söder, sugirió que los jugadores debieron evitar ese contacto físico.

El técnico del Hertha, Bruno Labbadia, defendió a sus jugadores, explicando que fue difícil controlar las emociones y que a los jugadores no se les debe tratar “como un coro infantil”.

Al reanudarse la liga el sábado, los suplentes y otros empleados de los clubes se sentaron en los banquillos y tribunas con mascarillas. Pero no todo el mundo acató la recomendación de celebrar con “distanciamiento social” los goles.

Los jugadores de Colonia y Mainz festejaron sus goles tocándose los codos, pero los del futbolistas y suplentes del Osnabrück de la segunda división se abrazaron tras un tanto en los descuentos para conseguir un empate.