Deportes

Las razones de Hachen

Afirma que apeló la sanción de un año que le impuso la Comisión Disciplinaria por considerarla injusta y exagerada

Archivo / El Diario de Juárez

Jesús Rodríguez
El Diario de Juárez

jueves, 23 enero 2020 | 14:10

Jesús Ángel Rodríguez / El Diario

Por considerarla injusta y exagerada fue que el futbolista argentino Gabriel Hachen decidió apelar la suspensión de un año que le aplicó la Comisión Disciplinaria por agredir al árbitro durante un partido de preparación.

“Primero, en lo personal quiero decir que estoy arrepentido y pido una disculpa por los hechos, pero creo que ha sido muy dura la comisión con el tema de la sanción, considero que la situación no fue tan grave como para una suspensión de un año”, comentó el jugador de Bravos de Juárez.

Fue la comisión de apelaciones la que dio a conocer que Gabriel Alejandro Hachen apeló la sanción impuesta por la comisión disciplinaria.

El jugador fue sancionado, el pasado miércoles 15 de enero, con un año de suspensión de toda competencia deportiva oficial avalada por la Federación Mexicana de Futbol, así como una multa económica, esto, por infringir el artículo 17 inciso E del reglamento de sanciones de la FMF.

“Hay muchas cuestiones que no se tuvieron en cuenta y se habla más y se toma más en cuenta lo que el árbitro señala en su informe y yo considero que está totalmente exagerado. Lógicamente no se justifica la reacción mía, fue un desborde emocional y no puedo cometer ese tipo de errores y me tengo que controlar, pero de ahí a que fue algo brutal, como se menciona, me parece que es bastante exagerado, por eso decidí apelar y que la comisión trate de entender que la situación no fue así”, señaló.

La comisión de apelaciones se reunirá, analizará las pruebas presentadas y determinará lo conducente.

“El club está al pendiente de la situación, pero obviamente esto es algo más personal, es algo que me corresponde a mí como persona resolver, pero el club sigue al pendiente de todo”, aseveró el jugador de 29 años.

Hachen agredió al árbitro central en un partido amistoso de los Bravos en contra la Universidad Autónoma de Chihuahua, que se realizó el sábado 4 de enero. 

El capítulo no está cerrado y será el próximo miércoles 29 de enero cuando vuelva a presentarse a la Federación Mexicana de Futbol para seguir con el caso.