La mano de Messi

El argentino logra un doblete en sólo cuatro minutos, Barcelona arrolla 3-0 al Manchester United y avanza a semifinales de la Liga de Campeones

Associated Press
miércoles, 17 abril 2019 | 06:00
Associated Press

Barcelona—Lionel Messi se cercioró de que no hubiera otra remontada memorable del Manchester United en el Camp Nou y en la Liga de Campeones.
Messi firmó un doblete en un lapso de cuatro minutos para que su Barcelona se instalara en las semifinales del torneo por primera vez en cuatro años tras despachar ayer 3-0 al Manchester United.
“La imagen fue espectacular, esto es lo que somos”, dijo Messi. “Quitando los primeros cinco minutos en los que entramos fríos y algo nerviosos, después tomamos el control e hicimos un futbol espectacular”.
Cuando peor la pasaban los azulgranas en su estadio Camp Nou, Messi apareció con un exquisito gol a los 16 minutos. La jugada fue toda suya: se apoderó del balón, le hizo un caño a un defensor y definió con un zurdazo rasante y cruzado que tomó desprevenido al arquero David De Gea.
Apenas cuatro minutos después, Messi anotó su segundo de la noche con la derecha, pero contó con la complicidad de un garrafal fallo del arquero español del United. Fue un disparo manso desde la frontal del área que De Gea dejó pasar por debajo de su cuerpo.
Messi acabó una inverosímil sequía goleadora en la ronda de cuartos de final de la Champions, una que había alcanzado 12 partidos, remontándose a 2013. También lidera la tabla de goleadores de la Liga de España, con 33 dianas. Acumula 45 tantos en 42 partidos en todas las competiciones esta temporada.
Philippe Coutinho añadió el tercero con un soberbio remate combado desde fuera del área a los 61, coronando el mejor partido del extremo brasileño desde que llegó al Barça hace más de un año procedente de Liverpool. Coutinho lo festejó encarándose con la grada, una reacción desafiante por las críticas que ha recibido por su nivel de juego en esta temporada.
Hace 20 años en el estadio del club catalán, el técnico del United Ole Gunnar Solskjaer coronó una de las remontadas más memorables en la historia del futbol, cuando anotó el segundo gol del equipo inglés en los descuentos, para derrotar al Bayern Munich en la final de la Champions de 1999.
Pero luego de un prometedor arranque, en el que Marcus Rashford estrelló un remate en el travesaño en el primer minuto, Messi demostró que los recuerdos sentimentales revisten escasa importancia cuando está en su mejor versión.