Deportes

Juarense Saúl Fernández no conoce límites y triunfa internacionalmente

El judoca fronterizo superó lesiones y problemas económicos para regresar a esta frontera con dos medallas de bronce

Eduardo Morán / El Diario

lunes, 29 noviembre 2021 | 06:00

Marco Tapia / El Diario

A los 14 años de edad, Saúl Fernández tuvo que viajar hasta República Dominicana sin la compañía de algún familiar, ni de su entrenador, para poder competir en el Panamericano Infantil y Juvenil de Judo y en la Copa del Caribe, donde consiguió medalla de bronce en cada uno de los eventos, aunque él mismo acepta que pudo tener mejores resultados.

Semanas antes de viajar al país isleño, Saúl presentaba una lesión en la muñeca izquierda, de la que se pudo recuperar a tiempo, sin embargo no estaba seguro de que asistiría por tercera ocasión a un Panamericano por cuestiones económicas. De hecho, junto a Saúl iban a viajar el judoca de 12 años Abel Lozada y un entrenador, pero la falta de apoyos no se los permitió.

-Al final, ¿cómo pudiste hacer el viaje?

“Fueron varios aspectos por los que no iba a poder ir, aparte de lo económico, era también la situación de irme solo, era como que si mi mamá no lo aprobaba, se sentía nerviosa, pero pues al final compañeros del mismo judo hacían actividades, por ejemplo torneos o vender tacos. Siento que fue mucho apoyo de las mismas personas de aquí del judo y pues amigos también”, respondió Saúl.

De Ciudad Juárez, Saúl voló a Guadalajara, único trayecto en el que su padre lo acompañó, y donde tuvieron que esperar casi un día. Ahí se reunió con una entrenadora de Aguascalientes y otros judocas de Tamaulipas para volar rumbo a Santo Domingo, República Dominicana, con escala en Panamá.

“A este viaje fui solo, fui con una entrenadora de Aguascalientes y unos chicos de Tamaulipas, que estuve la mayoría de los días hospedados con ellos”.

Saúl cree que esa situación tal no influyó mucho en los resultados que obtuvo, pues no sabe si la presencia de su entrenador o un familiar lo hubiera puesto más nervioso o lo hubiera motivado a dar el extra.

“Pero pues al fin y al cabo estuvo difícil para que yo pudiera ir, entonces no lo veía como un mal plan”.

El judoca juarense recuerda que iba preocupado por el peso, pues no fue fácil mantenerse en la división de -64 kilogramos porque él iba al ras, pero al final siente que fue algo extraño cuando a la hora del pesaje marcó casi cuatro kilos por debajo.

-¿Qué experiencia te dejaron estos dos torneos?

“Siento que lo que tengo que cambiar es la manera en la que entro a las peleas, quizá concentrarme más, evitar nervios, tener más confianza en mí mismo, ir mentalizado desde un principio, incluso antes de salir de la ciudad, ir con la mente de ganar el primer lugar.”

Saúl Fernández cerrará el año en diciembre con un selectivo para el torneo Profesor Tomoyoshi Yamaguchi y al mismo tiempo cierra su ciclo en la categoría infantil para dar el brinco a cadete, lo que considera el salto más importante porque incluso las reglas de competencia ya no serán las mismas que en infantil. 

close
search