Deportes

Jessica Salazar, una ciclista de mucha monta

Es una de las mexicanas más destacadas en la pista

Adrián Basilio
Agencia Reforma

lunes, 29 marzo 2021 | 11:15

Jorge Aguilera / Agencia Reforma Elizabeth Ruiz Ruiz / Agencia Reforma

Ciudad de México— Sus piernas se han convertido en pistones y sus manos se ensucian cada vez que convive con su bicicleta. Pero Jessica Salazar está agradecida con ella porque le ha permitido convertirse en una de las ciclistas mexicanas de pista más destacadas de la historia y a cambio recibir el Premio Nacional de Deportes 2020.

Gracias a su récord mundial en los 500 metros contra reloj en 2016 y la plata en esa misma prueba del Mundial de Pista de Berlín 2020 la pedalista tapatía alcanzó ese estatus.

"Estando en el velódromo sobre la bicicleta, tienes que ser uno mismo, la bici y tú, porque si no la controlas o la bici no te controla a ti no se logrará el objetivo, porque si tomas una curva cinco centímetros más arriba o das un pedalazo flotado, como se dice en el ciclismo, cuando no aplicas suficiente fuerza, todo eso influye en el resultado.

"Yo le digo a mi hermana, que está practicando ciclismo, que imagine a sus piernas como unos pistones, tú les das la señal de hacer el pedalazo fuerte, y las piernas van a reaccionar, simplemente es conectar la cabeza con las piernas y con todo el cuerpo", describe Jessica.

¿La bici es amiga neta?

"Sí, claro, y la verdad me gusta mucho que me hayan dado una bicicleta con la que soy una misma".

¿Se reclaman entre ustedes?

"Yo le reclamo que me haga sufrir tanto (risas). Me encanta tener esa sensación de ardor en las piernas, de sentir el ácido láctico porque eso habla de un crecimiento físico que estamos teniendo en cada uno de los trabajos.

"Pero más que reclamo, creo que es agradecerle por tanto, no solo me desarrolla como una deportista sino como persona. A lo mejor la bici reclama que estos pistones (sus piernas) no estén al nivel que ella quisiera".

Aunque se peleé con su bicla, no puede dejarla, y si bien permite que otros le metan mano, no solo en caso de ser necesario, también para apapacharla, a Jessica no le importa terminar la jornada con las manos llenas de grasa. Pero eso sí, hacerle la talacha a un carro, ni de chiste.

"Me gusta estar presente cuando el mecánico está arreglando la bici para saber qué le hace y aprender. A veces le digo a Dani (Gaxiola, su compañera de equipo) que me gustaría ser mecánica porque me gusta saber que le puedo limpiar, mejorar, hacer, para que gire mejor las ruedas, las palancas.

"Si me vieras las manos día a día, las tengo llenas de grasa. A coches no (les metería mano) pero a bicis sí, creo que a las de pista podría hacerles un buen trabajo de limpieza o reparación", aseguró la pedalista que en la ceremonia de entrega de PND, donde fue la encargada de hablar a nombre de los galardonados, mostró unas manos muy bien arregladas.

Además de su afición al ciclismo, en el que inició en la modalidad de montaña en 2010, la también ciclista Dani, como le dice a Gaxiola, tuvo mucho qué ver en el desarrollo de Jessica en los velódromos internacionales.

"Empecé en montaña, salía al Bosque de la Primavera en Guadalajara con mi familia y así fue como iniciamos en el ciclismo. Después me cambié a BMX, donde estuve unos cinco o seis años, y en ese inter estuve compitiendo pista y mucha gente me decía que me cambiara, que me veían cualidades", recuerda Salazar

"La decisión (de incursionar en pista) la tomo tras los Juegos Centroamericanos (y del Caribe de 2014 en Veracruz) a los que no logro mi clasificación al Panamericano en BMX. Entonces, Daniela me contacta y me dice que tengo cualidades y quería probar un equipo conmigo, y así fue que me prestó una bici, mientras ella estaba entrenando en Suiza, para que me vieran gente de la federación y la Conade.

"Medio año después fuimos al Campeonato Panamericano y ganamos medalla de oro en 2015, y prácticamente ahí inició nuestra carrera como equipo", añade.

Y justamente con Gaxiola termina en el octavo puesto de la velocidad por equipos en el Mundial de Pista de Berlín 2020, resultado suficiente para ganar plaza para el país para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, para los que espera ser confirmada en breve.

Jessi quiere ser la segunda mexicana en subir a un podio olímpico en pruebas des pista después de Belem Guerrero en Atenas 2004, donde ganó la plata en la prueba por puntos.

close
search