Impresiona Muñoz con su recta de humo

El lanzador sinaloense alcanza una velocidad de más de 100 millas por hora en su presentación con los Padres de San Diego

Eduardo Morán / El Diario
domingo, 14 julio 2019 | 06:00
Tomada de internet |

Nacido en Los Mochis, Sinaloa hace 20 años, el relevista Andrés Muñoz dejó un grato sabor de boca en su debut con los Padres de San Diego, después de haber visto acción con los Chihuahuas de El Paso durante 19 partidos de la presente temporada.
El mexicano debutó el viernes en las Grandes Ligas y sorprendió principalmente por su recta, que llega a superar las 100 millas por hora.
Apenas el pasado lunes Muñoz había sido enviado de los Chihuahuas a los Sod Poodles de Amarillo en Doble-A, por lo que el llamado a los Padres le llegó cuando estaba con la novena de Amarillo.
El sinaloense empezó el año precisamente con los Sod Poodles, pero temprano en la temporada fue asignado a los Chihuahuas, equipo con el que jugó 19 partidos, todos como relevista, en los que terminó con un promedio de .235, con tres victorias y dos derrotas, además logró dos salvamentos en cuatro oportunidades que tuvo de salvar un juego.
Con los paseños lanzó 19 entradas completas, le conectaron 16 hits, recibió ocho carreras, le pegaron tres jonrones, regaló siete bases, golpeó a cuatro rivales y recetó 24 chocolates.
“Andrés Muñoz lanzó una bola rápida, y así, su leyenda nació en Petco Park”, así inicia AJ Cassavell el artículo que le dedicó al mexicano tras su debut en la ‘Gran Carpa’ y que se publica en el sitio oficial de los Padres de San Diego.
“El prospecto número 18 de los Padres alcanzó las 100.6 millas por hora con el primer lanzamiento de su carrera en las Grandes Ligas, y cuando la pizarra del lado izquierdo se iluminó con ‘101’, un inquieto estadio de beisbol cobró vida. En San Diego, no han visto muchos brazos como éste”, continuó Cassavell.
El viernes, en el partido que los Padres perdieron 5-3 con los Bravos de Atlanta, Muñoz entró al relevo de otro exChihuahuas, Dinelson Lamet, en la sexta entrada, y aunque caminó a Nick Markakis, retiró a los tres bateadores al dominar a Austin Riley con un lanzamiento de 101.9 millas por hora que se convirtió en una rola por la tercera para el doble play, y después con ponche a Brian McCann.
Su velocidad tenía a todos sorprendidos en el Petco Park, excepto a Muñoz, que parecía no estar muy preocupado por los números en la pizarra.
“Fue normal”, declaró Muñoz a los medios en San Diego. “Simplemente intento lanzar la bola en la zona”, dijo.