Hora de la verdad

En territorio conocido, los Patriotas van a su tercer Super Bowl al hilo en busca de su sexto anillo; los desafiantes Carneros tratan de dar la sorpresa en una auténtica prueba de fuego en el ‘Gran Juego’

Associated Press
sábado, 02 febrero 2019 | 06:00

Atlanta – Pregunta. ¿Han estado aquí antes?
Si eres de los Patriotas de Nueva Inglaterra, la respuesta es de memoria: “todo el tiempo”.
Si eres de los Carneros de Los Ángeles, la respuesta es simple: “nunca”. Así que si la experiencia es un factor en el Super Bowl, la ventaja es abrumadora a favor de los Patriotas –favoritos por 2.5 puntos– con marca de 5-3 en el partido por el campeonato de la NFL con Tom Brady como mariscal de campo y Bill Belichick con su sudadera encapuchada al costado de la cancha.
En cambio, los Carneros, cuyas dos previas participaciones en el Super Bowl fueron cuando representaron a San Luis en 2000 y 2002, tienen en sus filas a sólo cuatro jugadores que han actuado en esta instancia. Nueva Inglaterra cuenta con cuatro en su línea defensiva.
Todo deportista puede confiar en la ventaja de tener esa experiencia. Es más pronunciado en el entramado del Super Bowl, que para bien o para mal, trasciende al futbol americano.
Brady y la mayoría de sus compañeros, en su tercera participación seguida, responden con absoluta serenidad frente a toda la atención, los numerosos requerimientos de la prensa y los cambios a su rutina durante la semana del Super Bowl.
Aparte de Aqib Talib, C.J. Anderson, Brandin Cooks y Sam Shields, los jugadores de Los Ángeles se encuentran en territorio desconocido.
Sin embargo, el entrenador de los Carneros Sean McVay descarta esa teoría. Al mencionar al mariscal Jared Goff como ejemplo, McVay podría referirse a todo su plantel, que ha tenido un vuelco sensacional en sus dos temporadas al frente.
“Es un quarterback que no se inmuta por nada”, dijo McVay. “Creo que su manera para salir victorioso y lidiar con la adversidad demuestra ese temple y confianza que uno quiere de su quarterback”.