Deportes

Hermanos Burkhart, juntos en la vida y en el diamante

Morgan se desempeña como coach de bateo, mientras que Lance es el coach de fildeo de los Chihuahuas de El Paso

Cotesía

Eduardo Morán / El Diario

jueves, 14 mayo 2020 | 06:00

A pesar de haber jugado profesionalmente por más de diez años cada uno y de una larga vida dedicada al beisbol de paga, los hermanos Burkhart nunca habían estado en el mismo equipo hasta que el año pasado el destino los unió en los Chihuahuas de El Paso, donde Morgan es el coach de bateo y Lance el coach de fildeo.

El sitio oficial de las Ligas Menores de Beisbol, milb.com, destaca una serie de situaciones raras que llegan a pasar entre los 16 equipos de la Liga de la Costa del Pacífico, donde juegan los Chihuahuas, y hace énfasis en esa situación que se presenta en la novena fronteriza.

De igual manera, señala el hecho de que la Liga de la Costa del Pacífico, fundada en 1903, hoy tiene equipos en 11 estados y con tres zonas horarias diferentes, además, Texas es el estado donde tiene más equipos (3), por arriba de California (2), que está ubicado en la costa oeste de la unión americana.

Morgan Burkhart jugó profesionalmente durante 12 temporadas, incluyendo partes de tres en las Grandes Ligas, antes de iniciar su carrera como coach. Su hermano menor, Lance, también saltó al campo como profesional durante 15 temporadas antes de pasar a las filas de entrenadores.

A pesar de dedicarle tanto tiempo al beisbol, los hermanos Burkhart nunca estuvieron en el mismo equipo al mismo tiempo, amateur o profesionalmente, hasta el 2019. Fue entonces cuando Morgan, de 48 años, se vistió como el entrenador de bateo de El Paso. Mientras tanto, Lance, de 45 años, lo hizo como entrenador de campo de los Chihuahuas.

Morgan jugó en las Grandes Ligas para los Medias Rojas de Boston (2000-01) y para los Reales de Kansas City (2003), y ha sido coach en la organización de los Padres desde el 2013. Lance, que profesionalmente jugó durante 13 años, se unió al sistema de los Padres en el 2015. Esa temporada reemplazó a su hermano como entrenador de bateo de los TinCaps de Fort Wayne en Clase A.

Morgan y Lance no se muestran particularmente sentimentales sobre las circunstancias que llevaron su empleo mutuo con el cuerpo técnico de Chihuahuas.

“No creo que lo demos por sentado”, dijo Lance. “Pero, de nuevo, no creo que pensemos en ello. Ambos somos profesionales. Llevamos mucho tiempo en este juego. Simplemente nos dedicamos a nuestro negocio”.

“Seré honesto. Realmente nunca pensé en eso”, comentó Morgan. “Nunca pensé en jugar (juntos). Uno simplemente va año tras año. Luego terminas entrando. Vas año tras año. Realmente nunca se me ocurre dónde vamos a terminar o dónde estamos, o si vamos a terminar juntos. Es sólo que está sucediendo y tenemos la suerte de terminar donde estamos”.